El dramaturgo Miguel del Arco ve "absurda" la desconexión entre teatro y cine: "Siempre han sido hermanos"


SANTANDER|
El dramaturgo Miguel del Arco ve "absurda" la desconexión entre teatro y cine: "Siempre han sido hermanos"

El dramaturgo Miguel del Arco ve "absurda" la desconexión entre teatro y cine: "Siempre han sido hermanos" SANTANDER | EUROPA PRESS

Reconoce que si el proyecto de Kamikazes Producciones en el Teatro Pavón de Madrid "no es viable, el cierre siempre está ahí"

El dramaturgo, guionista, director y actor Miguel del Arco ha considerado este viernes en Santander que es "absurda" la desconexión que ha habido en el pasado entre el teatro, desde una posición de "hermano acomplejado", y el cine con su "esnobismo", porque en su opinión "siempre han sido hermanos"

Así lo ha dicho en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de su presencia en el seminario 'Del escenario a la pantalla: teatro y cine en España, 1990-2016', en la que también han estado el director del seminario, José Manuel González Herrán, y su secretario, Anxo Abuin.

Sin embargo, sí he hecho referencia a las diferencias entre cine y teatro, por ejemplo en materia económica, como el hecho de que en el teatro si hay dinero se puede "pensar en jugar" con aspectos como la escenografía, pero que si no lo hay "también puedo hacer teatro, casi cualquier función", incluso un 'Luces de bohemia' "muy reducido". Y ha añadido que en el teatro "estás en la práctica y el entrenamiento permanente".

Pero, en lo relativo a una película, ha lamentado que "por más que quieras reducir los gastos, siempre son muy grandes y eso dificulta mucho los proyectos" debido a la falta de dinero. "Aunque sea una película de bajo presupuesto --como 'Las furias', su primer film como director y que se proyecta este viernes en el seminario--, son cifras que todavía me cuesta poner en boca", ha manifestado.

De hecho, ha opinado que debido a los costes financieros de una película "llega un momento en que puede haber una confusión tremenda de lo que se quiere contar" por "la desesperación" de sacar adelante el proyecto. Al mismo tiempo, cree que cuando en cine "se junta tanta pasta" de varias fuentes de financiación "todo el mundo se cree con derecho a decir cosas".

En este sentido, ha incidido en que "el problema aparece" cuando un director quiere sacar el proyecto "a toda costa" y "dices que sí y estás perdido", pero ha agregado que, "si dices que no, corres el riesgo" de no poder rodar la película. En definitiva, ha valorado que una producción cinematográfica mueve una cantidad de dinero que "hace siempre que los proyectos se alarguen", mientras que en el teatro "hay más libertad".

GENERACIÓN DE ACTORES JÓVENES "ABSOLUTAMENTE ASOMBROSA"

Del Arco también ha sido preguntado por los actores jóvenes como Jon González --que se ha incorporado a su obra 'Antígona' en el Teatro Pavón de Madrid -- que están haciendo incursiones en el teatro previo paso por la televisión.

En primer lugar, ha calificado a González como "un actor de raza" que "se ha caído en la marmita de la energía", al tiempo que ha bromeado con que el teatro "está lleno de niñas, que sólo van a verle a la puerta" para "fundamentalmente" hacerse fotos con el actor. "Luego 'Antígona' les interesa menos", ha bromeado.

En segundo término, ha hecho referencia al "trasvase" que hay en la actualidad de series de televisión a obras de teatro, mencionado a actores concretos como Edu Casanova ('Aída') o Ricardo Gómez ('Cuéntame cómo pasó').

"Vienen nuevas generaciones absolutamente asombrosas", ha proclamado Del Arco, quien, sin embargo, no cree que sea "absolutamente necesario" que los actores hagan cine, teatro y televisión aunque en su opinión hay algunos como Carmen Machi --parte del reparto de 'Antígona'-- "que hacen bien hasta el gazpacho".

LA PRIMERA TEMPORADA EN EL TEATRO PAVÓN "HA SIDO INTENSA"

Del Arco, que compagina su carrera como actor y director con la de empresario al frente de Kamikaze Producciones en el Teatro Pavón de Madrid, ha reivindicado que la primera temporada en este teatro "ha sido intensa", hasta el punto de que ha dejado sus proyectos cinematográficos en 'stand by', pese a lo cual está trabajando en dos proyectos de cine --una comedia y una tragedia-- y ha mostrado su interés en comprar los derechos de autor de una obra teatral, pero no ha querido decir cuál.

"Ha sido un bombazo, el ruido que hemos hecho ha sido brutal", ha asegurado Del Arco sobre la primera temporada y a su programación teatral, pero ha aclarado que también ha sido "una pena" porque han tenido que pedir créditos bancarios. "Evidentemente, seguiremos tirando de la cuerda hasta que no podamos más. Este año ha sido una apuesta que como empresario lo asumo", ha manifestado.

En este sentido, ha reconocido que si el proyecto "no es viable, el cierre siempre está ahí" y que pese a las condiciones económicas en las que "no hay mecenazgo", desde la productora seguirán "incidiendo" en el intento de "seguir convenciendo de que la experiencia del teatro es una experiencia que merece la pena" para el sector privado.

Finalmente, ha asegurado que, a pesar de que el Pavón no forma parte de la red de teatros de Lavapiés, "estamos hermanados" aunque no de forma oficial. "Hay una relación muy fluida", ha expresado Del Arco, quien, debido a que el resto de salas son "muy pequeñas", ha calificado al Pavón como "el primo de Zumosol".