El glamour y las gafas 3D llegan a Cannes


Festival de Cannes. Foto: EFE

Festival de Cannes. Foto: EFE

Esta es una prueba más de cómo este tipo de cine se está haciendo hueco en la cartelera y cada vez son más los títulos que van acompañados de las gafas de cartón. Pero hay más. De los 53 títulos que figuran en la selección oficial, al menos 50 se proyectarán en formato digital, trece más que el año pasado.

El cine digital supone una ventaja tanto para el espectador como para el distribuidor. Hay muchos nostálgicos de las películas grabadas en 35 mm., pero lo cierto es que la grabación digital supone un ahorro de costes para las distribuidoras y una mejor calidad para el espectador.

Los estudios deben hacer varias copias de sus películas para exhibirlas en distintos cines a la vez. Si se trata de una grabación convencional, el coste por unidad asciende a 1.300 euros, mientras que si es digital no pasa de los 300euros", nos asegura Antonio Abad, director de Christie en España, que, como el pasado año, son los encargados de facilitar los proyectores digitales en las salas de cine del Festival. Otro de los puntos fuertes del formato digital es el número de pases de la película. "Cuando es una 35 mm. A las dos o tres semanas de ser exhibida se deforma, mientras que al formato digital no le sucede nada de eso".

En cuanto a las ventajas del espectador, que duda cabe que la calidad de imagen es mayor, "sea el pase que sea". A veces ocurre que vamos al cine a ver una película que lleva ya unas semanas en cartel, y la calidad de la misma, de tanto pasarla, se ha desgastado.

Los cines adaptados para proyectar películas con sistema digital necesitan dar un paso más para poder anunciar en sus carteleras títulos en 3D. Adaptar el sonido, así como la pantalla, es imprescindible. Digitalizar una sala de cine tradicional cuesta unos 100.000 euros.

Según datos del ICAA, a 31 de enero de 2009, el total de cines censados en España ascendía a 563, con un total de 3.565 salas. Por ahora solo 200 tienen proyectores digitales y de esas se calcula que unas 82 están preparadas para el 3D. Este año hay previstos unos 20 estrenos de películas 3D en España.

La crisis también llega a Cannes

Y mientras queda claro que en lo tecnológico no va a faltar ni un solo detalle en Cannes, la crisis si que hace acto de presencia entre los invitados. La revista Vanity Fair, que el año pasado organizó una de las fiestas más brillantes del festival, no estará en Cannes este año mientras que la demanda de yates de lujo en la bahía ha caído.

“Habitualmente estamos muy ocupados durante el festival, pero todos los clientes corporativos, los americanos, han reducido sus presupuestos terriblemente y estamos obteniendo muy poca demanda de las compañías”, dijo Philippe Trombetta, que gestiona Class Yacht Charter, un negocio de alquiler de yates de lujo en Cannes.

“Estamos teniendo un montón de problemas para obtener contratos para el festival”, dijo. Cobran hasta 90.000 euros al día por su mayor yate, sin incluir el champagne o la gasolina.

Por su parte, el presidente del Sindicato Hostelero de Cannes, Michel Chevillon, señaló que ha habido un descenso de entre el 10 y el 15 por ciento en la ocupación de los hoteles, aunque matizó que las cifras de 2007 y 2008 habían sido históricas por lo que la situación sigue siendo “satisfactoria”.

Brad Pitt, entre los esperados

Pero las estrellas no fallarán. Y entre ellas, Amenábar, que fuera de la sección oficial proyectará Ágora. Pedro Almodóvar con 'Los abrazos rotos' e Isabel Coixet, con Mapa de los sonidos de Tokio competirán por el galardón, algo que no sucedía desde 1988, cuando Vicente Aranda y Carlos Saura coincidieron en la competición.

Se espera que Brad Pitt llegue a Cannes con el drama de la II Guerra Mundial de Quentin Tarantino “Inglourious Basterds”, otra de las 20 películas que compiten en la sección oficial y que optará a la codiciada Palma de Oro a la mejor película cuando el festival se acabe el 24 de mayo.

En la sección oficial también estarán, “Looking for Eric”, de Ken Loach, y la cinta de horror “Antichrist” de Lars von Trier. Jane Campion, que ganó la Palma de Oro con “El Piano” en 1993, trae “Bright Star” basada en el romance entre el poeta John Keats y Fanny Brawne en el siglo XIX.

Otras presencias destacables son la obra de Ang Lee “Taking Woodstock” sobre el festival de rock y “Spring Fever” de Lou Ye, realizada en desafío a la prohibición de cinco años impuesto por China a su anterior película “Summer Palace”, también en Cannes.

Fuera de competición, Terry Gilliam trae para algunas la película más grande a Cannes. “The Imaginarium of Doctor Parnassus”, la última interpretación del desaparecido actor australiano Heath Ledger, y junto a él aparecen Johnny Depp, Colin Farrell y Jude Law.