J.J. Abrams asegura que es "tan sólo un fan más" de Spielberg

  • Madrid, 3 may (EFE).- "No soy el nuevo Spielberg, tan sólo un fan más", asegura el cineasta J.J. Abrams, creador de series de televisión como "Perdidos" y "Fringe", y que tras debutar como director con "Misión imposible III", protagonizada por Tom Cruise, se ha atrevido a revisar el clásico del cine y la televisión "Star Trek".

J. J. Abrams asegura que es "tan sólo un fan más" de Spielberg

J. J. Abrams asegura que es "tan sólo un fan más" de Spielberg

Madrid, 3 may (EFE).- "No soy el nuevo Spielberg, tan sólo un fan más", asegura el cineasta J.J. Abrams, creador de series de televisión como "Perdidos" y "Fringe", y que tras debutar como director con "Misión imposible III", protagonizada por Tom Cruise, se ha atrevido a revisar el clásico del cine y la televisión "Star Trek".

Lo cierto es que J.J.Abrams está considerado el nuevo "rey Midas" de Hollywood y es que todo lo que toca se hace de oro, prueba de ello es la serie de televisión "Perdidos", de la que está a punto de estrenarse en España la quinta temporada.

"Claro que Perdidos tiene un final", explica Abrams a Efe, "lo que ocurre es que desde que hace dos años se decidió que se iban a rodar seis temporadas y entonces tomé la decisión de que había que alargar la dosis de suspense. Pero el final es puramente lógico, está cerrado y es sorprendente".

Lo mismo ocurre con otro de sus últimos éxitos, "Fringe", otra serie de televisión que acaba de estrenarse en España, al mismo tiempo que en Estados Unidos, y para la que Abrams augura una segunda temporada "cargada de sorpresas". "Iremos -dice- más allá que con 'Perdidos'".

Pero Abrams, un hombre de cine y de televisión, que asegura que uno de sus próximos objetivos es hacer teatro, ha pasado por Madrid para hablar de "Star Trek", un revisión del clásico creado por Gene Roddenberry en los años 60, con los míticos William Shatner y Leonard Nimoy en los papeles del Capitán Kirk y Sr.Spock, a los que ahora dan vida los jóvenes actores Chris Pine y Zachary Quinto.

"Era difícil encontrar a los sustitutos", reconoce Abrams, quien desde que vio entrar a Zachary Quinto en el casting tuvo muy claro que era el nuevo Spock. "En el caso de Chris Pine -aclara- fue el último en presentarse, pero su inteligencia y ocurrencia nos convenció".

Otra de las curiosidades de este "rejuvenecido""Star Trek", que en "ningún momento pretende ser el capítulo número 11 de la saga cinematográfica, sino contar los orígenes de la historia", es el reparto, en el que, además de nombres como Eric Bana, haciendo del romulano Nero, temible enemigo de la nave USS Enterprise; Zoe Saldana como Uhura, Wynona Ryder, Karl Urban, John Cho o Ben Cross, J.J. Abrams ha conseguido el imposible de recuperar a Leonard Nimoy.

"Sí, es cierto que siempre se había negado a participar en una nueva secuela de la serie, pero cuando le mandamos el guión le gustó y aceptó, quizá porque, en cierta medida, nunca había resuelto su relación con Star Trek y ésta ha sido para él una forma de escribir, a su manera, su último capítulo, y ceder el testigo al sucesor", asegura el cineasta.

J.J.Abrams nunca ha sido un fan de la serie, "pero ahora sí". "Creí -añade- que nunca iba a conectar con los personajes, pero mi objetivo era que la gente pudiera entenderles y empatizar con ellos. Si lo conseguía, pensé que otros muchos que no eran fans entrarían en la película, pero es que además, con un guión tan bueno, si dejaba que otro lo dirigiese me iba a sentir muy celoso".

Quizá uno de los retos con los que se encuentra cada uno de los realizadores que toma las riendas de la saga son los seguidores de la misma, los populares "trekkies", pero J.J.Abrams asegura que como nunca se había sentido atraído por esta historia, no tuvo la "sensación de enfrentarse a un texto sagrado".

"Había que tomar decisiones creativas importantes, si acertaba contentaría a los fans y, a la vez, llegaría a nuevos públicos", por eso ahora reconoce que su aportación a los viajes interestelares de la nave USS Enterprise es, "sobre todo, que se han cambiado un poco los roles de personajes, de ahí que Spock llegue a besar a Uhura en una de las escenas" y hay "acción, energía, humor y un tono nuevos".

Lo que parece que está claro es que si "Star Trek", que se estrena el viernes, funciona en taquilla, este no será el último viaje de la USS Enterprise, ya que "todo el equipo ha firmado por la continuidad" y Abrams está "dispuesto a producir y dirigir una nueva secuela".