La amistad como herramienta para la venganza y la ambición centra la película '7 pasos y medio'

MÁLAGA, 24 (EUROPA PRESS)

El Festival de Málaga-Cine Español presentó hoy la película '7 pasos y medio', de Lalo García, cuyo tema central es el uso de la amistad como una herramienta para la confrontación, la venganza y la ambición. Según precisó García, todo se cuenta en el ambiente de la corrupción, "a la que desgraciadamente nos tienen acostumbrados muchos empresarios de este país, por ejemplo", matizó, al tiempo que informó de que el guión no está basado en ningún caso real de corrupción urbanística. La cinta compite en la Sección Oficial a concurso.

'7 pasos y medio' presenta a dos personajes: Abel --papel interpretado por Ernesto Alterio--, un hombre al que le gusta navegar y con el deseo de otra vida, y Luis --papel de Pere Arquillué--, su amigo de la juventud, que aborrece su entorno familiar y laboral. El destino les ha ofrecido vidas muy diferentes, pero será éste el que los vuelva a unir y el que les brinde en forma de apuesta la oportunidad de dar un golpe de timón que cambie radicalmente su situación. El aprovechar la ocasión conllevará una serie de peligros insospechados.

Según precisó en rueda de prensa la actriz protagonista de la historia, Ingrid Rubio, que interpreta a Elisa en la cinta, su personaje es una mujer maleducada y manipulada por una familia de dinero e intereses, algo a lo que ella se acomoda "porque lo tiene todo". Asimismo, precisó que cuando Abel entra en su vida siente una tremenda curiosidad y le convierte en su esperanza de poder cambiar su vida. Además, describió a Elisa como una persona "que ve pasar su vida como si fuese un espectador".

En relación a la fotografía, García explicó que el objetivo era crear una película oscura y densa. "A medida que va pasando el tiempo se ven menos blancos y tonos más grises, todo para que el color acompañe a la historia", agregó, a la vez que concretó que el filme se ha rodado en digital.

En cuanto al resto de personajes, el director describió a Abel como "un apostador nato, buscavidas y listo", mientras que de Luis indicó que es el "inteligente" y el personaje "negativo", ya que "quien usa la supuesta amistad entre ambos y la degrada es el segundo", apostilló.

Con respecto a la elección de los actores, García afirmó que a Alterio lo había visto en muchos trabajos y que quería para él a Abel porque el personaje tenía que ser "atractivo y chulo". En relación al papel de Arquillué, matizó que fue más complicado elegirle porque era menos conocido y había hecho más teatro, mientras que de Sancho Gracia, que hace de Antonio, el presidente de la empresa, explicó que no hace falta decir nada de él.

Finalmente, tanto el productor de la película, Pedro Dometrech, como Ingrid Rubio, afirmaron sentirse muy cómodos en el Festival de Málaga. Dometrech ya estuvo en el año 2001, mientras que Rubio es la tercera vez que viene a la ciudad por este motivo.