La generación SMS pega el gran salto


Actores de SMS

Actores de SMS

Etiquetas

Las series estadounidenses viven su particular época dorada, con el canal por cable HBO como buque insignia. The Wire, Mad Men, A Dos Metros Bajo Tierra o Los Soprano son producto de la creatividad y la óptica de unos productores y guionistas que han sido capaces de alimentar las pantallas del mundo entero con buenas historias y enormes personajes. Pero, sobre todo, han permitido que, paradójicamente, la crítica se rinda ante estos trabajos y los sitúen por encima del santuario de las producciones audiovisuales: el séptimo arte.

En España todavía no disfrutamos de semejantes creaciones, pero comienza a vislumbrarse una cantera de jóvenes actores que, rápidamente, dan el salto a la gran pantalla respaldados por equipos que, como ellos, han trabajado en la televisión durante varios años. Y, sobre todo, alimentados por legiones de fans que siguen cada paso que dan, dentro y fuera de sus trabajos.

Esta tendencia, cada vez más común en nuestro panorama audiovisual, tiene como punta de lanza una serie: Sin Miedo a Soñar (SMS); y, como antepasado más glorificado, otra de finales de los noventa que tanto ha dado de comer a nuestro cine: Al Salir de Clase. Elsa Pataky, Pilar López de Ayala, Marián Aguilera o Fran Perea se pasearon alguna vez por los pasillos del instituto 7 Robles o asistieron al concierto de la banda de turno en el mítico CBS. Ahora, lo hacen delante de decorados de cine.

SMS le dio el relevo hace casi tres años (se empezó a emitir en el verano de 2006) con una trama y unos personajes muy parecidos. Fue la primera serie adolescente de La Sexta y sólo aguantó dos años en pantalla con entre un dos y un tres por ciento de share (la media entonces era de alrededor del 20 por ciento). Sin embargo, el escaso interés que suscitó en su momento es inversamente proporcional al que ahora disfruta el casting de actores en la actualidad.

Fenómeno fan

La pareja del momento del celuloide español procede de esa serie juvenil. Amaia Salamanca y Mario Casas, un poco antes de ser Catalina en Sin Tetas No Hay Paraíso y Aitor en Los Hombres de Paco, mucho antes de sufrir el fanatismo en la alfombra roja del Festival de Cine de Málaga, fueron Paula, la pija, y Javi, el freak o pringadete de clase, dos chavales que compartían aula con Edu (Raúl Peña), Lucía (María Castro), Andrés (Yon González), Paco (Guillermo Barrientos) o Moisés (Martín Rivas).

Los personajes de la pija y el freak vuelven, con matices, en una comedia a la americana: Fuga de Cerebros. La película se estrena este fin de semana en la cartelera española y ha catapultado a Amaia y Mario a la primera división del cine español. Pero no son los únicos que han visto el cielo con la producción de Globomedia. Martín Rivas dio el salto a la gran pantalla con un papel en Los Girasoles Ciegos y Yon González se ha estrenado recientemente en la exitosa Mentiras y Gordas.

Para Fernando González-Molina, director de la ópera prima, la situación no tiene los mismos ingredientes que hace diez años: “A diferencia de aquella época, el fenómeno es de ida y vuelta. Los chicos de Al Salir de Clase no eran nadie hasta que aparecieron en la serie y ahora las fronteras entre ambas disciplinas se disipan. Es lo que ocurre con Mario Casas o Blanca Portillo, que están continuamente con un pie en el cine y otro en la televisión”.

González-Molina, que también ha trabajado en series como Un Paso Adelante y Los Hombres de Paco, considera que el poder de la televisión es indudable: “El star system español está en la televisión. Los actores de tele son los que meten a los espectadores en las salas de cine. Los productores de cine se han dado cuenta de que las historias de la pequeña pantalla enganchan más al público español”.

El film Mentiras y Gordas ha puesto en evidencia el tirón de estos jóvenes. La receta escogida para atraer al público juvenil es el drama adolescente aderezado con desnudos, sexo y una pizca de drogas. La cinta reventó la taquilla en su primera semana y desbancó de la primera posición a Los Abrazos Rotos de Pedro Almodóvar. Todo un logro.

Otros rostros televisivos

El éxito de estos productos viene avalado por la tormenta teen desatada por series actualmente en emisión como Física o Química, Sin Tetas No Hay Paraíso o El Internado. De esta última procede la continuación en el tiempo de los talentos nacidos en Sin Miedo a Soñar, como los ya mencionados Yon González (Mentiras y Gordas) y Martín Rivas (Los Girasoles Ciegos), la cubana Ana de Armas (Mentiras y Gordas) o Blanca Suárez (Cobardes).

Física o Química, la serie de Antena 3, ha visto nacer a un actor muy productivo: Maxi Iglesias. El chico da vida a César en la serie y ha intervenido a su dieciocho años en las películas Mentiras y Gordas y 8 Citas. Además, tiene pendiente de estreno After. En esta lista de prematuros talentos también figuran Ana María Ruiz Polvorosa (Aída), Michelle Jenner (Los Hombres de Paco) o Hugo Silva (Los Hombres de Paco).

Para Gorka Otxoa, actor conocido por el programa de humor Vaya Semanita y la serie Cuestión de Sexo, la calidad de nuestro cine es baja: “La verdad es que no me gusta mucho en general. Hay pocas pelis que me flipen. En general no se arriesga mucho en hacer cosas nuevas”. Además, el protagonista de Pagafantas, cinta que se presenta hoy en la sección oficial del Festival de Málaga, afirma que “las producciones americanas manejan presupuestos mucho mayores y cuentan com más promoción”.

Por eso, el siguiente reto para la televisión española es crear productos con tramas sólidas, originales y de largo recorrido. Quizá la llegada de la Televisón Digital Terrestre (TDT) y la posibilidad que ha abierto el Gobierno para que las operadoras puedan solicitar licencias de pago cambie el rumbo de nuestros canales y, sobre todo, el de su audiencia. González-Molina, que vuelve al equipo de Los Hombres de Paco, sueña con desprenderse de la dictadura del dato de share y confiesa ser un fanático de series americanas como The Wire y Dexter. Mario Casas también se declara seguidor aférrimo. Esto promete.