CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

La japonesa "Okuribito" logra el Óscar a la mejor película extranjera

  • Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- La cinta japonesa "Okuribito" (Departures) logró hoy el Óscar al mejor filme de habla no inglesa, categoría en la que se enfrentaba a la israelí "Waltz with Bashir", que partía como favorita tras ganar el Globo de Oro.

La japonesa "Okuribito" logra el Óscar a la mejor película extranjera

La japonesa "Okuribito" logra el Óscar a la mejor película extranjera

Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- La cinta japonesa "Okuribito" (Departures) logró hoy el Óscar al mejor filme de habla no inglesa, categoría en la que se enfrentaba a la israelí "Waltz with Bashir", que partía como favorita tras ganar el Globo de Oro.

Además, estas cintas competían con la francesa "Entre les murs", la austríaca "Revanche" y la alemana "Der Baader Meinhof Komplex".

El director de la película, Yojiro Takita, subió al escenario acompañado por varios miembros del elenco del film, una reflexión sobre la muerte protagonizada por un violoncelista, y aseguró sentirse "muy feliz" al recoger el premio de manos del actor Liam Neeson.

Aunque se trata del cuarto Óscar a la mejor película extranjera para Japón, es el primero que consigue después de la creación oficial de la categoría, en la que antes se concedían estatuillas como premio especial y no había finalistas.

El triunfo de la cinta nipona fue, hasta cierto punto, una sorpresa, ya que la favorita era la israelí "Waltz with Bashir", un filme de animación sobre la I Guerra del Líbano que logró el Globo de Oro a la mejor película extranjera.

"Okuribito" ("Departures") ha pasado por un sinfín de festivales asiáticos, recibió el gran premio de las Américas en el pasado Festival de Montreal y ha recaudado 33 millones de dólares en Japón, donde la han visto desde septiembre pasado tres millones de personas.

La cinta, que por el momento sólo ha podido verse en algunos países asiáticos, narra la historia de Daigo Kobayashi (Masahiro Motoki), un violoncelista que se queda sin trabajo y decide abandonar Tokio y regresar a su pueblo junto a su mujer, Mika (Ryoko Hirosue).

Al buscar un nuevo trabajo, se topa con una oferta de empleo para una empresa que confunde con una agencia de viajes. Realmente es una funeraria que se dedica a preparar los cadáveres para su "salida" final: la cremación.

El palmarés de Japón en los premios de la Academia se completa con "Rashomon" (1951), de Akira Kurosawa; "Jigokumon" (1954), de Teinosuke Kinugasa, y "Miyamoto Musashi" (1955), de Hiroshi Inagaki.

"Derzu Uzala", también de Kurosawa, ganó el Óscar en 1975, pero representando a la Unión Soviética.