La vida de Coco Chanel consolida su andadura audiovisual con Audrey Tautou

  • París, 18 abr (EFE).- La vida de Gabrielle Bonheur Chanel, desde la pobreza al máximo lujo, tomará forma de película a partir del miércoles en "Coco avant Chanel", una obra de Anne Fontaine interpretada por Audrey Tautou.

La vida de Coco Chanel consolida su andadura audiovisual con Audrey Tautou

La vida de Coco Chanel consolida su andadura audiovisual con Audrey Tautou

París, 18 abr (EFE).- La vida de Gabrielle Bonheur Chanel, desde la pobreza al máximo lujo, tomará forma de película a partir del miércoles en "Coco avant Chanel", una obra de Anne Fontaine interpretada por Audrey Tautou.

La cinta, que llegará a principios de junio a España, comenzó ya su gira de preestrenos por diferentes ciudades, como París el pasado 6 de abril, o Bruselas el 11.

Aspira a convertirse en un éxito internacional, en buena parte gracias al enorme magnetismo de la protagonista de "Amelie Poulin" y "El Código da Vinci", de impresionante parecido físico con la joven Gabrielle (1883-1971) en su camino hacia la gloria.

"Coco avant Chanel" (Coco antes de Chanel) es además la primera de una serie nada desdeñable de películas sobre la mítica 'Mademoiselle'.

Seguirá "Coco Chanel et Igor Stravinsky", de Jan Kounen, quien eligió a Anna Mouglalis y a Mads Mikkelsen para revivir la relación entre la gran modista y el genial compositor ruso que en los años 20 encontró refugio en su casa.

Hasta aquí todo queda en familia, pues si Tautou podría convertirse en breve en imagen oficial del perfume Chanel N5, Anna Mouglalis es ya la imagen de la fragancia "Allure", y una apreciada musa del modisto Karl Lagerfeld, quien desde 1983 mantiene en lo más alto el imperio construido por 'Mademoiselle' desde la 'rue Cambon'.

Es la calle del centro de París donde Gabrielle abrió su primera 'boutique'.

El estreno del filme de Jan Kounen se anuncia para el segundo semestre de 2009, pero aún habrá una segunda película sobre el mismo tema que prepara el director de "El exorcista", William Friedkin.

Este director trabaja igualmente sobre aquel histórico flechazo que vivió la inventora de 'la petite robe noir' (el vestidito negro), prenda obligada aún en todo armario femenino que se precie.

En principio, la cinta del realizador estadounidense se titulará "Igor&Coco" y su intérprete será Marina Hands, según anunció él mismo hace ya dos años en el Festival de Cannes.

Son menos los datos que hay sobre un cuarto largometraje en curso dedicado a la misma mujer que, desde sus orígenes humildes en lo más austero de la 'Francia profunda', llegó a transformar los códigos de la moda del siglo XX.

Una artista a quien se le perdonaron con el tiempo errores de peso, como sus amoríos con un alto cargo militar nazi durante la ocupación alemana en Francia, acompañados de ciertas intrigas durante esa misma época para engrandecer su ya notable imperio.

Se está asimismo a la espera de una supercoproducción dirigida por la directora monegasca Danièle Thompson y que podría interpretar Demi Moore.

También se barajó en algún momento el nombre de Angelina Jolie para dar cuerpo a aquella joven que, tras ser internada en un orfanato a la muerte de su madre, se hizo con esplendor máximo antes de acabar muriendo en soledad en el hotel Ritz de París.

La atracción audiovisual por la figura de Coco Chanel no es nueva aunque la primera vez que su vida se hizo ficción fue sobre un escenario, en 1969, interpretada por Katharine Hepburn, a quien había vestido en numerosas ocasiones.

Siguieron dos series de televisión: "Une femme, une epoque" (1978), interpretada por Nada Strancar y Clarie Dupray; y "Chanel Solitaire" (1981), de George Kaczender, con Marie-France Pisier en el papel protagonista.

A finales de 2008, una nueva serie, protagonizada por Shirley MacLaine y Barbara Bobulova, coincidiendo con el 125 aniversario del nacimiento de Coco Chanel, revivió sus años fuera de París, ciudad a la que volvió en 1954, a los 71 años, para reabrir su casa de costura.

La guinda de tanta pasión cinéfila la aportó el pasado diciembre el propio Karl Lagerfeld con un exquisito cortometraje rodado en blanco y negro, con los códigos del cine mudo imperante cuando 'Mademoiselle' comenzó a dejar su impronta en el mundo, consciente de que "la moda pasa siempre de moda", a diferencia del "estilo".