Michel Franco, ovacionado en su pase de "Daniel y Ana" en Cannes

  • Cannes (Francia), 18 may (EFE).- El único largometraje mexicano en competición en el Festival de Cannes, "Daniel y Ana", de Michel Franco, fue ovacionado en su presentación hoy en la sección de la Quincena de Realizadores.

Michel Franco, ovacionado en su pase de "Daniel y Ana" en Cannes

Michel Franco, ovacionado en su pase de "Daniel y Ana" en Cannes

Cannes (Francia), 18 may (EFE).- El único largometraje mexicano en competición en el Festival de Cannes, "Daniel y Ana", de Michel Franco, fue ovacionado en su presentación hoy en la sección de la Quincena de Realizadores.

La dramática historia de una relación entre hermanos que toma un inesperado quiebro por un secuestro traumático convenció a los espectadores de su primer pase en este aparte del festival, una sección al margen de la Palma de Oro pero con prestigio entre los realizadores.

La percepción del público de esta obra de Franco, una coproducción mexicano-española de 2008, era lo que interesaba al director, que dijo a Efe que con su primer largometraje lo que espera precisamente es que a la gente le guste.

"Lo mejor de todo esto creo que es la oportunidad de hacer otra película. Yo ya estoy pensado en lo que sigue", dijo el director, cuyas obras anteriores han sido los cortometrajes "Entre dos" (2003), "Cuando sea grande" (2003) y "Huérfanos"(2000).

"Yo creo que no va a causar polémica. No es lo que busca la película ni está filmada de forma que yo piense que va a llamar la polémica", agregó Franco al comentar algunas alusiones de la prensa francesa sobre su filme.

En cuanto a lo que es "Daniel y Ana", el director explicó: "Es un montón de cosas, pero lo más importante era explorar la psicología de los personajes, justamente Daniel y Ana y la relación y los conflictos que se llegan a dar entre hermanos".

"Curiosamente, ya que se dio la oportunidad de escribir el guión y hacer la película, me di cuenta de que no hay muchas películas que hablen de la relación entre hermanos. Sobre padre e hijo hay muchas, o sobre parejas, pero entre hermanos no sé por qué no hay muchas", aseguró el director.

La película plantea un dramático cambio en la relación entre los protagonistas -una historia basada en hechos reales- llevados al límite en cuestión de minutos y obligados a afrontar posteriormente las consecuencias de una relación sexual forzada que transforma su forma de verse.

"En este caso lo más importante tiene que ver no quiero decir exactamente con la atracción", ahondó Franco, quien alegó que "se habla mucho del complejo de Edipo y en realidad creo que es mucho más fuerte".

"En la relación entre hermanos se puede llegar a dar mucho más (...) tienes un modelo masculino o femenino cercano a tu edad a quien le copias, a quien le observas y con quien te puedes llegar a confundir", insistió Franco, nacido en 1979.

En cuanto al rodaje, el director comentó: "Fue bastante liviano y con los actores, a pesar de que es la primera película de casi todos, fue muy tranquilo".

"Mi manera de trabajar con los actores, de resolver una película, y así pienso seguirlo haciendo, es dejarme llevar por la gente y no utilizo ningún truco, ninguna técnica rebuscada", explicó.

"Yo soy muy directo. Pero a pesar de que el tema podría llegar a ser complicado o había días en los que teníamos que lidiar con material pesado, fue bastante 'light', estuvo muy bien", resumió.

Michel Franco habló además de proyectos y dijo que está terminando el guión de su próxima película, que de momento se titula "Lucía", aunque advierte de que probablemente cambie.

"Y, ¿por qué Lucía?, pues porque es el personaje que menos aparece en la película. La idea es que Lucía muere y a partir de su muerte el papá y su hijo -el niño tiene tres años- tienen que lidiar con la muerte de Lucía y tienen que seguir adelante".

"La película va de cómo a veces nos preocupamos o nos ocupamos más de quien muere que por quien sigue vivo", revela el director, quien confiesa que le atrae el tratamiento de las relaciones familiares.

Pero eso no significa que por ahí vaya a seguir su carrera, señala, porque cree que "lo ideal es que los temas vengan solos".

Además de "Daniel y Ana", México está presente en Cannes con el largometraje "Perpetuum Mobile", de Nicolás Pereda, dentro de ACID (Asociación del Cine Independiente para su Difusión), sección dedicada al cine de creación, que cumple 15 años de existencia en el festival.

Y también representan al cine mexicano seis cortometrajes, cuatro de ellos presentados en la Semana Internacional de la Crítica y que proceden del palmarés del VI Festival Internacional de Cine de Morelia.

Se trata de "Jacinta", de Karla Castañeda, "Roma", de Elisa Miller, "La canción de los niños muertos", de David Pablos, y "Zoogocho", de Bernardo Arellano.

Otros dos cortos se exhiben en Cannes seleccionados por el Pabellón de Cines del Mundo: "Café paraíso", de Alonso Ruizpalacios, y "Fuera de control", de Sofía Carrillo.