Montxo Armendáriz premiado por "toda una vida de trabajo en favor de la cultura"

  • Pamplona, 21 abr (EFE).- El premio Manuel Lekuona 2008 ha sido concedido hoy al director navarro Montxo Armendáriz, un cineasta que nació en Olleta, un pueblo sin coches y sin cine, al que la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza ha querido reconocer "toda una vida de trabajo en favor de la cultura y la creación artística".

Montxo Armendáriz premiado por "toda una vida de trabajo en favor de la cultura"

Montxo Armendáriz premiado por "toda una vida de trabajo en favor de la cultura"

Montxo Armendáriz premiado por "toda una vida de trabajo en favor de la cultura"

Montxo Armendáriz premiado por "toda una vida de trabajo en favor de la cultura"

Pamplona, 21 abr (EFE).- El premio Manuel Lekuona 2008 ha sido concedido hoy al director navarro Montxo Armendáriz, un cineasta que nació en Olleta, un pueblo sin coches y sin cine, al que la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza ha querido reconocer "toda una vida de trabajo en favor de la cultura y la creación artística".

Tras mostrarse agradecido por la concesión del galardón, Armendáriz ha recordado esta tarde en Pamplona sus comienzos en 1979 en las calles de la capital navarra, "con poco dinero y mucha ilusión", y ha hablado del cine como "una parte ineludible de nuestra cultura" que "debe servir para erradicar cualquier tipo de violencia".

El director navarro ha señalado que "el gran reto" de la industria cinematográfica es "adaptar nuestras historias a los nuevos formatos", ya que negar la utilidad de las nuevas tecnologías es "negar la historia y despreciar su capacidad creativa", a la vez que ha aprovechado para abogar por la regulación del mercado audiovisual.

Para el vicepresidente de Eusko Ikaskuntza por Navarra, Sixto Jiménez, el premio Manuel Lekuona destaca "la excelencia artística de un navarro reconocido a nivel internacional", que ha utilizado el cine como "vehículo de expresión", además de crear "un gran legado para el futuro y un recuerdo del pasado que emociona a quienes lo vivimos y alecciona a quienes heredan un mundo en un viaje veloz hacia alguna parte".

Este premio fue instituido hace veinticinco años para premiar anualmente a la persona que en mayor medida se haya distinguido por su obra total a favor de la cultura vasca y ha reconocido, entre otros, a Bernardo Estornés, Francisco Salinas, Jorge Oteiza o Jesús Atxa.

En esta edición, Armendáriz ha recibido el premio, materializado en una escultura de bronce de Remigio Mendiburu, de manos del presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, quien ha confesado su "profunda y cordial admiración hacia la fecunda actividad" desarrollada por el cineasta navarro.

Sanz ha señalado que los ocho largometrajes dirigidos por Armendáriz, sus otras obras y "muchas más que realizará en el futuro", no acusarán el paso del tiempo y pasarán a la historia del cine "como muestras del buen hacer cinematográfico y como testimonios de la realidad social de nuestro tiempo".

Es la primera ocasión en la que el galardón se concede a un creador y profesional del ámbito de la cinematografía, por lo que la distinción de Armendáriz es, a juicio del presidente navarro, "el reconocimiento social hacia este medio surgido con fuerza como vehículo de expresión artística y humana.

Por su parte, el presidente de la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza, José María Muñoa, ha valorado que a través de su arte, el cineasta navarro ha conseguido que "nuestra cultura y nuestra realidad diaria sean más conocidas" y le ha agradecido "toda su dedicación a dignificar y elevar el arte cinematográfico a las cotas que él lo ha hecho".

Al acto, que ha tenido lugar en el departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra, también han acudido la presidenta del Parlamento foral, Elena Torres, el consejero de Educación, Carlos Pérez-Nievas, o el autor del libro biográfico sobre Montxo Armendáriz, José Luis Rebordinos, entre otros.