Patxi Amezcua debuta con "25 kilates", un thriller radical e independiente

  • Madrid, 21 abr (EFE).- El cineasta navarro Patxi Amezcua debuta con "25 kilates", un thriller "radical, moderno, duro y seco", ambientado en Barcelona y con un reparto estratégico encabezado por Francesc Garrido y Aida Folch, que se estrena este viernes en salas comerciales.

Patxi Amezcua debuta con "25 kilates", un thriller radical e independiente

Patxi Amezcua debuta con "25 kilates", un thriller radical e independiente

Madrid, 21 abr (EFE).- El cineasta navarro Patxi Amezcua debuta con "25 kilates", un thriller "radical, moderno, duro y seco", ambientado en Barcelona y con un reparto estratégico encabezado por Francesc Garrido y Aida Folch, que se estrena este viernes en salas comerciales.

La película se adentra en un mundo de matones, timadores, mafiosos y policías corruptos en Barcelona: Abel -Francesc Garrido- es un cobrador de morosos violento, mientras que Kay -Aida Folch- es una joven que roba coches con la ayuda de una amiga y que tiene una relación muy íntima con su padre, Sebas -Manuel Morón-, un perista que siempre está metido en líos, timos y deudas.

El director se basa en el cine negro norteamericano -género que le apasiona, según ha afirmado,- y principalmente en la película "Luna de papel".

Con el "reto de hacer algo que no es tan habitual en el cine español" busca, mediante una trama sólida y unos personajes atractivos, crear "suspense y dar giros al guión inesperados".

Además del guión, Amezcua ha recalcado la importancia de sus personajes "ricos y alejados de los estereotipos típicos", con los que quiere retratar una realidad que le suene al espectador.

El actor Joan Massotkleiner -que encarna a Garro, un inspector de la brigada anti-atracos corrupto- ha declarado que el director tenía "muy claro los personajes desde el principio y ha sido muy fácil trabajar con Patxi porque el guión estaba muy bien escrito".

La actriz Aida Folch ha admitido que ha sido el "primer papel absoluto, pero, ha sido el personaje más difícil" de su carrera, y que lo que más le atraía era "la soledad que se reflejaba en Kay", y ha calificado de "lujo" el poder trabajar con Amezcua.

Manuel Morón -Sebas-, por su parte, ha destacado que lo más difícil del rodaje fue "poder transmitir en la pantalla la relación con Aida".

El director ha contado con un presupuesto "reducido" para una película de este tipo -alrededor de un millón de euros- donde ha tenido que "contar las cosas con más ingenio y menos dinero" y recurrir a un final alegre y optimista para darle un giro inesperado a su película.

La película, "radicalmente independiente", ha participado en el Zonazinc del Festival de Málaga y aspira al éxito a través del "boca a boca", ha comentado el guionista, "huyendo de los centros comerciales y las salas concurridas".

El largometraje se estrena el próximo viernes, pero participa mañana en el ciclo "Navarra, Muestra de cine 2009" de la Filmoteca Española.