Penélope Cruz considera que tiene "alguna posibilidad más" que en 2007

  • Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- La española Penélope Cruz, candidata al Óscar como mejor actriz secundaria por su trabajo en "Vicky Cristina Barcelona", aseguró la pasada noche que tiene alguna posibilidad más que en 2007, cuando fue nominada como mejor actriz por "Volver", de Pedro Almodóvar.

Penélope Cruz logra el Spirit de actriz de reparto del cine independiente

Penélope Cruz logra el Spirit de actriz de reparto del cine independiente

Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- La española Penélope Cruz, candidata al Óscar como mejor actriz secundaria por su trabajo en "Vicky Cristina Barcelona", aseguró la pasada noche que tiene alguna posibilidad más que en 2007, cuando fue nominada como mejor actriz por "Volver", de Pedro Almodóvar.

"Hay alguna posibilidad más que la otra vez, aunque sigo yendo con la misma actitud", afirmó la intérprete madrileña, de 34 años, en una atestada rueda de prensa organizada en un hotel de Hollywood.

Sin señales de cansancio -aunque estuviera "muerta", según admitió- y con la sonrisa en el rostro, Cruz apareció con un vestido color chocolate, aros de diamantes y una joya familiar que siempre le acompaña.

"Si dicen mi nombre, será una sorpresa; si no, no quiero berrinches, sólo quiero disfrutar de la noche, hay que celebrarlo pase lo que pase", agregó Cruz, que recibió hoy el premio Espíritu Independiente a la mejor actriz secundaria, un último empujón hacia la preciada estatuilla dorada.

En su comparecencia, la española recordó a los directores clave en su trayectoria profesional, como los españoles Pedro Almodóvar, Fernando Trueba y Bigas Luna; el estadounidense Cameron Crowe o el italiano Sergio Castellito.

"Hay mucha gente a la que debo mucho, quienes confiaron en mí; los del principio porque era nueva y los otros porque tuvieron la imaginación y la generosidad de darme personajes que no tienen nada que ver conmigo ni eran parecidos a nada que hubiera hecho antes", explicó Cruz.

La española tuvo tiempo para reflexionar sobre su trayectoria y el gran momento profesional que vive ahora mismo.

"No es sólo cosa de los últimos dos años ni de las últimas películas; las que no fueron un éxito a nivel de crítica ni de público también son importantes por lo que significaron para mí", comentó la actriz.

"No me gusta la expresión 'llegar hasta aquí', todo esto es parte de un camino", agregó la madrileña, quien volvió a deshacerse en elogios hacia Woody Allen, director de "Vicky Cristina Barcelona".

"Sabe lo que necesita, ha visto tu trabajo y te da mucha confianza, es algo que da mucho miedo; incluso quiso que tradujéramos nuestros diálogos al español, que los dijéramos como pensábamos que esos personajes hablarían", manifestó.

Esa confianza no quita para que el realizador neoyorquino no sea capaz de elevar la voz cuando las cosas no salen como él espera.

"Si hay algo que no le gusta es muy peleón, no todo le vale; es alguien honesto, de pocas palabras, pero cuando tiene que hablar, lo hace", indicó Cruz, quien admitió tener nervios, aunque curiosamente menos cada vez que se acerca la hora de los Óscar.

"Hoy voy a dormir seguro, aunque me tenga que dar con un martillo en la cabeza; estoy muy cansada y nerviosa, aunque hoy estoy entrando en otro estado, que no sé cómo se llama, pero lo prefiero", aseguró.

La actriz está a punto de culminar meses de promoción de "Vicky Cristina Barcelona", y aunque es consciente de que es "una privilegiada" por lo que está viviendo, reconoció que a veces estaba segura de que no iba a poder seguir el ritmo.

"Estoy muy contenta de vivir esta situación, pero estaba segura de que algún día me desmayaba, que me caía redonda al suelo; hasta eso hay que tomárselo con humor, no me da tiempo a asimilar todo lo que está ocurriendo", dijo.

Penélope sabe que hay muchos ojos y esperanzas puestos en ella, pero sólo desearía ganar el Óscar por su familia, sus seres queridos y la gente que se alegra de su éxito de corazón.

"Un policía me dijo en Madrid hace cinco días que todos contaban con el Óscar; ver que es una ilusión real de tu gente me hace ilusión (...), pero no voy esperando ganar, estoy lejos de estar segura", declaró.

Por último, se refirió a la ausencia en la gala de mañana de su compatriota Javier Bardem -con quien se la relaciona sentimentalmente-, quien hubiera sido el encargado de entregarle la estatuilla en caso de que resultase ganadora.

"Está trabajando, tiene que rodar, ya lo habéis leído en el comunicado", dijo Cruz con una sonrisa pícara.