Roures (Mediapro) cree que la ley no se aplicará porque las 'majors' no cederán

El ICIC, satisfecho por las 74 películas producidas en Catalunya en 2008

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

El productor cinematográfico Jaume Roures (Mediapro) auguró hoy que la ley del cine catalán que quiere impulsar la Generalitat no se llegará a aplicar porque las 'majors' no cederán a las peticiones del Govern, y recordó que el cineasta Woody Allen recibió una carta de un bufete de abogados de Warner cuando pidió que 'Vicky Cristina Barcelona' sólo se estrenase en catalán en Catalunya.

Por esta "virulencia" con que respondió la 'major', rompieron un "gran contrato" con ella y tuvieron que aceptar cinco copias en castellano. Además, dos de estas cinco copias en castellano rompieron "el equilibrio", al estar en el Cinesa Diagonal y el Cine Aribau de la ciudad de Barcelona, porque la gente iba así a verla en castellano y son dos de los cines que más espectadores reciben, dijo Roures.

El director del Área de Cine y Audiovisual del Institut Català de les Indústries Culturals (ICIC), Ferran Tomàs, se mostró hoy satisfecho por las 74 películas producidas en Catalunya en 2008. En cambio, Roures consideró que es un dato negativo "desde el punto de vista industrial y cultural", porque la "dispersión" provoca presupuestos y medios "reducidos". Sí aplaudió la red de salas de cine en catalán que prevé implementar la ley.

Durante un coloquio en el campus de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) titulado 'La producción y los circuitos de exhibición del cine catalán', Roures explicó que esta dinámica tiene que ver con el sistema de ayudas de la ley española del cine, y añadió: "No nos podemos quedar aquí. No hacemos películas para quedarnos nosotros contentos. Las hacemos para dar a conocer un imaginario" al mayor número posible de gente, por lo que defendió concentrar las ayudas en menos producciones para darles más impulso.

Sobre las bases de la ley del cine que anunció a principios de marzo la Conselleria de Cultura, Roures dijo que no alude a la piratería, un aspecto "fundamental que llevará a que se acabe" el cine. "Ya sé que a quien dice esto luego le machacan un poco por Internet", admitió Roures, pero avanzó que el cine producido en Catalunya se quedará "en nada" si no se recauda, a lo que Tomàs respondió: "No tenemos competencias" para incidir en la piratería, excepto batallar contra el 'top manta' mediante la Conselleria de Interior.

Como modelo, Roures y el cineasta Antoni Verdaguer ensalzaron el francés, porque ha conseguido que el 45 por ciento de la gente que va al cine vea una película en francés. "Aquí seguimos el proceso inverso", lamentó Roures, para quien la ley del cine español no tiene "nada" que la distinga de una que se hubiese aprobado "hace diez años".

"No existen modelos a copiar", aseguró Tomàs, y alegó que cada país tiene sus características geopolíticas e históricas, por lo que dejó entrever que el modelo francés no funcionaría en Catalunya.