Tom Hanks asegura que "el fomento de las conspiraciones es un gran negocio"

  • Madrid, 4 may (EFE).- El actor Tom Hanks, que vuelve encarnar al profesor Robert Langdon en "Ángeles y demonios", antecedente de "El código Da Vinci", cree que el fomento de las teorías de conspiraciones contra la Iglesia Católica como las que se relatan en estas películas se ha convertido "en un gran negocio".

Tom Hanks asegura que "el fomento de las conspiraciones es un gran negocio"

Tom Hanks asegura que "el fomento de las conspiraciones es un gran negocio"

Madrid, 4 may (EFE).- El actor Tom Hanks, que vuelve encarnar al profesor Robert Langdon en "Ángeles y demonios", antecedente de "El código Da Vinci", cree que el fomento de las teorías de conspiraciones contra la Iglesia Católica como las que se relatan en estas películas se ha convertido "en un gran negocio".

Tom Hanks ha hecho hoy estas declaraciones en una videoconferencia con periodistas españoles desde Roma, donde esta noche "Ángeles y demonios", dirigida por Ron Howard y basada también en una novela de Dan Brown, tendrá su estreno mundial.

Para el actor estadounidense "Angeles y demonios", que se estrenará en España el 15 de mayo, es "una historia de ficción que sirve para reunir a todos los públicos", en esta ocasión a través de una película que relata el resurgimiento de una hermandad secreta conocida como los Illuminati que se infiltra en la Iglesia Católica para tratar de destruirla.

El éxito de esta saga, tanto de los libros homónimos como de las películas, -"El Código da Vinci" recaudó 758 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo-, es debido, según Tom Hanks, al tema que abordan ya que "las teorías de la conspiración generan muchas preguntas y discusiones".

El profesor Langdon es, a ojos de Hanks, un hombre "muy inteligente", un experto mundial en simbología que, si en "El Código da Vinci" tenía que investigar el asesinato de un experto de los cuadros de Leonardo da Vinci en el Louvre, en "Ángeles y demonios" es llamado por la policía del Vaticano para que resuelva la desaparición de los cardenales llamados a suceder al Papa a manos de los Illuminati.

En su opinión, la película "trata tanto de lo humano como de lo divino", sin que en ella haya un "peso teológico", a pesar de lo cual el Vaticano negó el permiso para rodar en su interior el filme y presionó a otros organismos para que no les permitieran hacerlo en la ciudad de Roma, según comentó ayer Ron Howard, que también dirigió "El Código da Vinci".

Sobre las dispares críticas que ha recibido antes de su estreno "Ángeles y demonios", el actor ha apuntado que "los críticos no importan" porque "al fin y al cabo, todos somos críticos".

"Realmente es el público, las personas que van al cine, quien ha tomado el control" del éxito o el fracaso de una película.

Tom Hanks, de 52 años, ha contado que su relación con la religión fue muy temprana, pero con "diferentes personas de creencias dispares" y ha confesado que actualmente es "miembro de la Iglesia griega ortodoxa".

Para interpretar cualquier papel, el actor opina que se debe adaptar su "propia experiencia a la película que se rueda, al papel que se protagoniza".

Hanks desconoce si Dan Brown seguirá escribiendo libros sobre el profesor Langdon -"podrían tratar sobre el Tribunal Supremo de Estados Unidos o sobre de los boy scouts", bromeó-, pero ha asegurado que los anteriores, los que han servido para hacer estas dos películas, le han gustado porque no sabía "adónde iban a llevar".