"Trouble the water", los héroes anónimos de la catástrofe del Katrina

  • San Sebastián, 28 abr (EFE).- La catástrofe del huracán Katrina en agosto de 2005 fue la imagen del abandono y la desolación de miles de habitantes de Nueva Orleans, tras la cual se esconden historias anónimas que hablan de la resistencia y el optimismo ante la adversidad, como la que recoge el documental"Trouble the water".

"Trouble the water", los héroes anónimos de la catástrofe del Katrina

"Trouble the water", los héroes anónimos de la catástrofe del Katrina

San Sebastián, 28 abr (EFE).- La catástrofe del huracán Katrina en agosto de 2005 fue la imagen del abandono y la desolación de miles de habitantes de Nueva Orleans, tras la cual se esconden historias anónimas que hablan de la resistencia y el optimismo ante la adversidad, como la que recoge el documental"Trouble the water".

Este filme, de Tia Lessin y Carl Deal, premio al mejor documental estadounidense en Sundance 2008 y candidata a los Oscar 2009, se proyectará mañana en la penúltima jornada del VII Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián.

Los realizadores, productores de películas como "Fahrenheit 9/11" y "Bowling for Columbine", de Michael Moore, decidieron grabar esta cinta tras asistir "atónitos" desde Nueva York a las imágenes que difundía la televisión sobre miles de personas que sufrían indefensas las consecuencias devastadoras del Katrina ante la ineficacia del gobierno de George Bush para hacer frente al desastre.

Lessin y Deal han explicado en la presentación de la película que su intención al viajar a Nueva Orleans fue filmar el regreso de la Guardia Nacional de Luisiana que estaba en Irak, algunos de cuyos miembros habían perdido también sus hogares, pero la negativa que obtuvieron para grabar les llevó a un centro de la Cruz Roja de Alexandria donde conocieron a Kimberley Rivers y Scott Roberts.

Este joven matrimonio negro, residente en uno de los barrios más humildes de Nueva Orleans, que lo había perdido todo, les mostró 90 minutos de imágenes que Kimberley había tomado antes, durante y después del huracán, pero sobre todo vieron en ellos la voluntad de salir adelante y de aprovechar la situación para cambiar sus vidas.

Lessin y Deal seleccionaron para el documental quince minutos del vídeo doméstico de Rivers, del que prescindieron de los instantes más dramáticos para destacar los de su lucha y determinación para salir adelante, cuando iban buscando los lugares más altos de las casas y ayudando a sus vecinos mientras subía el nivel del agua en las calles.

"Tuvieron momentos de rabia y frustración durante la tormenta, pero nos interesaba mostrar su optimismo, que además era predominante en su forma de actuar", ha explicado Lessin, quien ha precisado que se aferraron a la historia de esta pareja porque iba a ser su "guía" para contar "desde dentro" lo que había sucedido.

Kimberley Rivers, que perdió a su abuela paterna y a un tío en esa catástrofe y tiene tras ella una dura historia -su madre drogadicta murió de sida-, abandonó Nueva Orleans con su marido con la intención de no volver, pero lo hizo diez meses después, dispuesta a transformar su modo de vida e implicarse política y socialmente en ayudar a los suyos.

Su marido trabaja ahora en la construcción y ella, que había grabado una maqueta con sus temas de rap antes del huracán, ha creado un sello discográfico. Tienen además un niño de catorce meses y pisaron la alfombra roja en la pasada ceremonia de los Oscar de Hollywood.

"Quienes formaron parte de la administración Bush podían aprender la lección. Ellos transformaron sus vidas, pero el gobierno de Bush no", ha sentenciado Deal.