Una exposición recorre la historia de los efectos especiales en el cine

  • Barcelona, 19 may (EFE).- Bajo el título "El Arte del engaño", una exposición recorre desde hoy y hasta el 30 de agosto en el Palau Robert de Barcelona la historia de los efectos especiales en el cine.

Una exposición recorre la historia de los efectos especiales en el cine

Una exposición recorre la historia de los efectos especiales en el cine

Barcelona, 19 may (EFE).- Bajo el título "El Arte del engaño", una exposición recorre desde hoy y hasta el 30 de agosto en el Palau Robert de Barcelona la historia de los efectos especiales en el cine.

La exposición quiere ser también un homenaje al trabajo de los especialistas en maquillaje David Martí y Montse Ribé, fundadores de la empresa DDT y premiados con el Oscar de 2007 al mejor maquillaje por la película "El laberinto del fauno", de Guillermo del Toro.

Aunque la exposición ya se exhibió en un formato más reducido en el Museo del Cine de Girona hace dos años, en esta ocasión se han incorporado, explica el comisario, Jep Porras, las últimas innovaciones en este campo, así como algunos documentos inéditos como un fragmento de la película de Filmax "Paintball", de Daniel Benmayor, con efectos especiales de DDT, que se estrenará el próximo mes de julio.

La exposición pretende poner al alcance del visitante la magia del cine, "el arte oculto tras los fotogramas", comenta el comisario.

Un hombre pálido y sin ojos, personaje del filme "El laberinto del fauno", da la bienvenida al público en la entrada de la exposición como si fuera el taquillero de una sala de cine.

En la primera parte de la muestra se puede ver el trabajo realizado por los grandes maestros de los efectos especiales no digitales.

Se puede admirar una maqueta a escala del King Kong que realizó Willis O'Brien y asombró en 1933, así como los trabajos de su discípulo Ray Harryhausen, autor de los efectos de "Jason y los Argonautas" (1963).

El recorrido por los clásicos concluye con algunas de las creaciones de Stan Winston, responsable de los efectos de, entre otras películas, la saga "Terminator", que comenzó en 1984.

En una segunda área del recorrido se muestra la vertiente más artesana de esta disciplina de la industria cinematográfica, basada en la técnica del "Stop-motion", es decir, "el sistema de animación trabajado fotograma a fotograma", aclara Jep Porras.

La vertiente más artesana de esta técnica, que tiene sus raíces en el pionero Georges Méliès y sus filmes fantásticos, descubre las diferentes técnicas auxiliares utilizadas en los efectos como la mecánica, el maquillaje, el modelaje, la escultura o la robótica.

La exposición se cierra con la "trastienda" de los efectos a través de la recreación del taller de efectos especiales de DDT, especializado tanto en maquillaje como en diseño, que ha obtenido el reconocimiento internacional no sólo con el Oscar, sino también en los premios Goya.

En este espacio, que aparece ante el público como "una sala de los horrores", se exhiben una treintena de trabajos, figuras de monstruos de diversas películas, maquillajes especiales y 'animatrónics'.

Para completar la visión del trabajo de los técnicos, en una docena de pantallas se puede observar el proceso de elaboración de los diferentes efectos especiales, entre ellos el de la cabeza y el torso del fauno.

Como en las salas de cine, un cartel avisa a los visitantes de que algunas imágenes "pueden herir la sensibilidad de los espectadores" y que no pueden ser recomendables para menores de 13 años.

Coincidiendo con la exposición, en las "Noches de verano en el jardín del Palau Robert" de este año, se proyectará al aire libre durante el mes de julio el filme "El laberinto del fauno".