Zac Efron dice en Madrid que "los fans no son una presión, son una motivación"

  • Madrid, 28 abr (EFE).- Convertido en un ídolo para millones de adolescentes de todo el mundo gracias a musicales como "High School Musical" y "Hairspray", Zac Efron asegura que, para él, los fans "no son una presión" sino "una motivación" para seguir una carrera en la que le gustaría "probar un poco de todo".

Zac Efron dice en Madrid que "los fans no son una presión, son una motivación"

Zac Efron dice en Madrid que "los fans no son una presión, son una motivación"

Zac Efron dice en Madrid que "los fans no son una presión, son una motivación"

Zac Efron dice en Madrid que "los fans no son una presión, son una motivación"

Madrid, 28 abr (EFE).- Convertido en un ídolo para millones de adolescentes de todo el mundo gracias a musicales como "High School Musical" y "Hairspray", Zac Efron asegura que, para él, los fans "no son una presión" sino "una motivación" para seguir una carrera en la que le gustaría "probar un poco de todo".

"Soy extremadamente optimista sobre el futuro", confiesa Zac Efron en una entrevista con EFE durante su breve visita a España para presentar su nuevo taquillazo "17 otra vez", una comedia dirigida por Burr Steers y que se estrena el próximo viernes en la cartelera española.

En ella, Zac Efron y Matthew Perry (conocido sobre todo por su papel en la serie "Friends") dan vida, en distintas edades, a Mike O'Donnell, una estrella del baloncesto del instituto que, justo cuando su futuro parece más brillante, decide dejarlo todo para compartir su vida con su novia y con el hijo que está esperando.

Veinte años más tarde, Mike O'Donnell ve cómo su matrimonio fracasa, su trabajo no le recompensa y sus hijos adolescentes no le necesitan.

Será entonces cuando la vida le dé otra oportunidad y le retorne inesperadamente a los 17 años, una experiencia que le ofrecerá la posibilidad de comprobar que, llegado el caso, volvería a tomar las mismas decisiones y a apostar por el amor y la familia, por la vida personal en lugar de por el éxito profesional.

"Todo el mundo ha sentido alguna vez el deseo de saber qué hubiera sido de su vida si hubiera tomado otras decisiones, es un pensamiento universal", explica Zac Efron mientras asegura que a él le pasaba más de niño que ahora, cuando, a sus 22 años, se ha convertido en todo un "sex symbol" de Hollywood para los adolescentes.

"Eso nunca fue una decisión consciente", explica mientras canta aquello de que "nunca te das cuenta de lo que has perdido hasta que no está" y afirma que su fulgurante carrera de actor le ha hecho perder "privacidad y espontaneidad, porque mi vida -dice- ahora necesita mucha planificación. Es un precio muy pequeño".

Ser considerado uno de los jóvenes más guapos del cine, si no el más guapo, es algo en lo que trata de no pensar. "Yo no me siento un sex symbol. Es un gran cumplido que otros lo piensen, pero intento que no me influya a la hora de elegir trabajos", apunta, mientras afirma que las persecuciones de las fans son para él una motivación.

"Todo el mundo, sobre todo los periodistas, hablan de ello como una presión, pero yo no lo veo así", añade, y apunta que accedería a hacer de feo en una película si el papel lo mereciera. "Desde luego que no lo haría sólo para cambiar de imagen".

Cree que el éxito de "17 otra vez" se debe a que "la gente viene con bajas expectativas, pensando que es la típica comedia de adolescentes" y luego "disfruta de ella, porque es una película para toda la familia, con muchos valores y mucha ternura".

Zac Efron no teme al encasillamiento en su carrera de actor: "Lo que me da más seguridad son mis ganas de trabajar", dice, contando que disfrutó del cine comercial para adolescentes "cuando era un adolescente" y que ahora le gusta todo tipo de cine.

"Me gustaría probar un poco de todo", explica este actor, cuyo próximo proyecto será "un drama" dirigido también por Burr Steers (autor de "Cómo perder a un chico en diez días") y que llevará a la gran pantalla la novela "La vida y muerte de Charlie Saint Cloud". En ella interpretará al conserje de un cementerio perseguido por el fantasma de su hermano.

"Cada rodaje, cada película es una experiencia educativa para mí, en ellos encuentro los mejores mentores", asevera este joven cuyos planes para ir a la universidad han quedado en el aire. "No se cuando encontraré el momento", concluye.

Isabel Laguna