¿Cómo funciona un cómic? Scott McCloud lo sabe


El dibujante Scott McCloud es uno de los impulsores del webcómic

El dibujante Scott McCloud es uno de los impulsores del webcómic lainformacion.com

No hay teórico más práctico que Scott McCloud. El dibujante y guionista norteamericano ha seguido una carrera verdaderamente peculiar, con una obra que aborda desde los tebeos, las reflexiones sobre el mundo de la viñeta y las nuevas técnicas del cómic en tiempos de Internet.Superhéroes de papelMcCloud sorprendió a los fans del séptimo arte a comienzos de los ochenta con "Zot!", un cómic de superhéroes creado bajo la influencia del manga japonés y, muy especialmente, de Osamu Tezuka, el creador de Astroboy.El artista prosiguió su carrera en el mundo de los tebeos con "Destroy!", una obra que se reía de las peleas entre superhombres. No mucho después, McCloud tendría la oportunidad de abordar uno de los grandes personajes del género, El Hombre de Acero, gracias a sus colaboraciones en "Superman Adventures" y "Superman: Strength". Lejos de la repercusión de los cómics del superhéroe de la editorial DC, el creador tuvo la osadía de usar la figura del decimosexto presidente de EE UU en una locura titulada "The New Adventures of Abraham Lincoln". Tebeos 24 horas No obstante, McCloud empezó pronto a mostrar indicios de ser un espíritu inquieto. En 1989, como fruto de un reto con el también creador de cómics  Steve Bissette, el norteamericano se comprometió a tener listo un tebeo de 24 páginas en sólo un día. Logró culminar su particular apuesta y, desde entonces, numerosos artistas de la viñeta copiaron su gesta durante las dos siguientes décadas.Cómics sobre cómicsA partir de los años 90, McCloud se haría famoso por su empeño en mostrarnos que el cómic es un medio artístico con todas la de la ley. El primer paso en este sentido lo dio en 1993, con la publicación de "Entender el cómic", un volumen donde analizaba de manera erudita y divertida el mundo de los tebeos. Lo hacía de una manera un tanto curiosa. El autor se transformaba en un personaje de cómic para enseñarnos las características principales del noveno arte desde las propias viñetas. McCloud repetiría la experiencia en "La revolución de los cómics", donde abordaba el negocio del mundo de los tebeos y la influencia de las nuevas tecnologías en el medio; y "Hacer cómics", peculiar y divertido manual para todos aquellos que quieran crear sus propias historietas.WebcómicsMás adelante, Internet ha sido el nuevo campo de trabajo de Scott McCloud. Desde 1998, año en el que abrió su página web, el artista americano ha experimentado con las posibilidades expresivas del medio. Una de sus aportaciones a los tebeos en la red de redes es el denominado "infinitive canvas", que utiliza la pantalla de Internet como un lienzo infinito. Para seguir gran parte de los cómics realizados con esta técnica, el lector tiene que utilizar el scroll de la página web. De esta manera, McCloud sustituye, en cierta manera, las páginas de los tebeos en papel por una gran ventana que es la pantalla. Con esta técnica realizó su primer webcómic, "Porphyria's Lover", una particular adaptación de un poema escrito por Robert Browning en 1834. A éste le seguirían "My obsession with Chess"; una obra autobiográfica sobre su temprana obsesión por el ajedrez; "I Can't Stop Thinking", sus primeros ensayos sobre la relación entre el mundo del tebeo y la tecnología, o "Hearts and Minds", una nueva entrega de "Zot!".El carácter interactivo de Internet también le permitiría crear "The Carl Stories", una obra donde Scott McCloud partía de dos únicas viñetas protagonizadas por un mismo personaje para completar el cómic con aquellas otras sugeridas por los lectores. En la misma línea realizó "The Morning Improv", una serie de tebeos diarios inspirados en diversas propuestas de sus fans. Dispuesto a seguir experimentando, McCloud inició "The Right Number", una obra que él define como "una novela gráfica sobre matemáticas, sexo, obsesión y números de teléfonos presentado en un inusual formato de zoom". El cómic es como una inmensa muñeca rusa donde una viñeta contiene la siguiente, y así sucesivamente. Por ahora, sólo podemos leer dos de las tres partes proyectadas por el artista norteamericano, aunque McCloud ha prometido que concluirá la serie.