Vargas Llosa acusa a Chávez de tender una "emboscada" con sus reticencias a debatir a solas

CARACAS, 30 (EUROPA PRESS)

El escritor peruano Mario Vargas Llosa aseguró a última hora de ayer que las declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, respecto al hipotético encuentro con intelectuales críticos demuestran su interés por tender una "emboscada", al reclamar un debate moderado por el mandatario y no un cara a cara.

En una entrevista a la CNN, apenas una hora después de las palabras de Chávez, Vargas Llosa señaló que "su propuesta de debate no fue seria, fue un mero gesto o una emboscada". Frente a ella, el presidente de la asociación neoliberal Cedice, Rafael Alfonzo, había ofrecido ayer un encuentro pero con la única presencia del escritor peruano.

Vargas Llosa criticó que el presidente quiera sentar en la misma mesa a intelectuales de derechas y de izquierdas y que el propio Chávez ejerza de moderador. "¿Cuáles son los intelectuales del Presidente Chávez? No sabemos quienes son", se preguntó el escritor, en declaraciones también recogidas por Venezolana de Televisión.

RESPUESTA DE CHÁVEZ

El maratoniano programa de Chávez 'Alo Presidente', iniciado el jueves y que concluirá el domingo debido a su décimo aniversario, le permitió contestar a Vargas Llosa de forma prácticamente inmediata para pedirle que "no tenga temor". "Nosotros somos gente seria, respetuosa, aquí no vamos a faltarte el respeto (...) como tú lo haces a Venezuela", apuntó.

El presidente venezolano mantuvo su oferta de encontrarse con los intelectuales a partir de las 11:00 (hora local). "Te estoy poniendo a disposición las cámaras de 'Aló Presidente' Vargas Llosa", afirmó, apenas horas después de tildar de "lamentable" y "cobarde" la iniciativa de Cedice.

Ante posibles reticencias por la falta de garantías en un hipotético debate, Chávez había aclarado que los intelectuales "serán respetados, sin evadir ningún tema", y que si así lo desean se emitirá el encuentro por radio y por televisión. Asimismo, afirmó que no expulsará a nadie del país por sus ideas, ya que "Caracas está abierta para los intelectuales del mundo que defienden el capitalismo y los que defienden los cambios y el progresismo".