Centenares de amigos y compañeros dan su último adiós en Sevilla al cantaor gaditano Chano Lobato

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

Centenares de personas, entre amigos, compañeros y personalidades políticas, despidieron hoy en Sevilla al cantaor gaditano Juan Ramírez Sarabia, conocido popularmente como Chano Lobato y fallecido a los 82 años de edad el pasado domingo en su vivienda de la capital hispalense tras una larga enfermedad.

La jornada comenzó a las 9,15 horas con el responso del artista en la capilla ubicada en el Tanatorio de la SE-30, acto al que siguió la incineración del cuerpo del cantaor gaditano en el cementerio de San Fernando. Las cenizas se esparcirán en el sevillano barrio de Triana y en el gaditano de Santa María.

Así, fueron numerosas las personas que se acercaron hasta el Tanatorio de la SE-30 y posteriormente hasta el cementerio de San Fernando, entre ellas artistas como Fosforito, Pansequito, Aurora Vargas, Nano de Jerez o Carmen Linares. "Ha estado presenta toda la gente del flamenco", destacó en declaraciones a Europa Press la bailaora sevillana Matilde Coral.

De igual modo, fueron numerosas las personalidades que quisieron rendir el último adiós a Chano Lobato, como la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, el delegado provincial de Cultura en Sevilla, Bernardo Bueno; el director de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, Francisco Perujo; la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, o el director de la Bienal de Flamenco de Sevilla, Domingo González.

Según destacó Coral, "han estado presentes artistas de toda clase, desde guitarristas hasta cantaores e incluso escritores, como Antonio Murciano", a los que hay que sumar además representantes de las peñas flamencas, todo ello para despedir a un artista "que te transportaba a otra galaxia".

El cantaor gaditano Juan Ramírez Sarabia, más conocido como Chano Lobato, falleció en la noche de anteayer en Sevilla tras una larga enfermedad. Posteriormente, ya de madrugada, su cuerpo fue trasladado al Tanatorio de la SE-30 de la capital hispalense.

Chano Lobato nació en Cádiz, en el popular barrio de Santa María, el mismo año que en Sevilla se reunían los poetas que han hecho famoso el número 27. Gaditano y flamenco desde la cuna, se inició visitando los tablaos de su ciudad natal, principalmente en la Venta La Palma, junto a Aurelio Sellé, Servando Roa y Antonio El Herrero.

Más tarde, se trasladó a Madrid para cantar en reuniones, fiestas y tablaos flamencos para luego entrar a formar parte del ballet de Alejandro Vega, experiencia que duró varios años. Su trayectoria artística prosiguió en el Pasaje de El Duque de Sevilla, en 1952, siempre cantando para bailaores. Al año siguiente fue premiado en el gaditano concurso por alegrías.

MEDALLA DE PLATA DE ANDALUCÍA

Regresó a los tablaos madrileños, y posteriormente actuó en París, Roma y Londres participando en el espectáculo de Manuela Vargas. A continuación, estuvo casi 20 años en el Ballet de Antonio y actuando por los cinco continentes junto a Manuel Morao, El Serna y otros destacados artistas.

De nuevo en Sevilla, fue elegido para participar en el espectáculo de la bailaora Matilde Coral. En 1974 obtuvo el premio Enrique El Mellizo en el Concurso Nacional de Córdoba, lo que le supuso el reconocimiento de todo el estamento flamenco. También participó con gran éxito en la Cumbre Flamenca de Madrid.

Ha recibido la Medalla de Plata de Andalucía, por toda una vida dedicada al Arte Flamenco, y también posee el Premio Lucas López de la Peña Flamenca El Taranto de Almería.