Concha Velasco se convierte en una ex prostituta judía en el ocaso de su vida

  • Barcelona, 24 mar (EFE).- La actriz Concha Velasco se convierte en una ex prostituta judía que está en el ocaso de su vida en "La vida por delante", una obra teatral basada en un texto de Romain Gary (Emile Ajar) que se representará a partir del próximo día 28 en el Teatro Goya de Barcelona.

Concha Velasco se convierte en una ex prostituta judía en el ocaso de su vida

Concha Velasco se convierte en una ex prostituta judía en el ocaso de su vida

Barcelona, 24 mar (EFE).- La actriz Concha Velasco se convierte en una ex prostituta judía que está en el ocaso de su vida en "La vida por delante", una obra teatral basada en un texto de Romain Gary (Emile Ajar) que se representará a partir del próximo día 28 en el Teatro Goya de Barcelona.

Dirigida por Josep Maria Pou, la veterana actriz recrea en la obra a Madame Rosa en una tierna historia de marginados explicada a través de los ojos de Momo, un niño árabe que vive en la pensión de la ex prostituta.

Velasco ha señalado que ésta es la primera vez que está contratada por una empresa teatral catalana para hacer una obra en lengua castellana.

La actriz, que está cerca de cumplir setenta años, ha seguido en Barcelona al lado de Pou y los demás actores "unos ensayos duros" para lograr ponerse en la piel de Madame Rosa.

"A mí, que soy una mujer coqueta y cascabelera, me ha costado mucho trabajo entrar en el papel de una mujer en el declive de su vida", ha confesado la actriz.

Madame Rosa es una ex prostituta muy apreciada cuando era joven y regentó después en un piso de un barrio parisino de marginados, en el que aún vive, una especie de guardería en la que las prostitutas más jóvenes dejaban a sus hijos para ir a trabajar a la zona de Pigalle.

Ya en el declive de su vida, cuando ya casi no le quedan fuerzas, vive en ese piso sola junto a Mohamed, Momo, un joven marroquí al que abandonaron a los 3 años.

Momo, interpretado por Rubèn de Eguia, es un joven de 14 años que tiene una obsesión brutal para conocer sus orígenes y cuida de Madame Rosa, ya vieja y enferma, con lagunas de memoria, ha señalado Pou.

Momo, interpretado por un joven actor que ha trabajado para Focus en el espectáculo creado por Calixto Bieito para la Expo de Zaragoza, es el hilo conductor de la historia, ya que actúa en ella de narrador y se va haciendo mayor a los ojos del público.

El reparto se completa con Carles Canut en el papel del doctor Katz, vecino del piso y superviviente como Rosa de Auschwitz, y Jose Luis Fernández, padre de Momo y actor de La Cuadra de Sevilla.

Esta es la tercera dirección de Pou, quien ha destacado que la obra es sobre todo un canto a la tolerancia entre distintos orígenes y religiones, en la que se recrea cómo Rosa practica su religión mientras que Momo, a su lado y musulmán, reza, compartiendo dos cultos ahora enfrentados en la escena política internacional.

El espectáculo arranca con una Concha Velasco con peluca de canas recreando a una Madame Rosa extenuada, subiendo con dificultad y respiración ahogada los 7 pisos hasta su apartamento, con las bolsas de la compra en la mano.

La escenografía artesanal de Llorenç Corbella recrea una buhardilla de una casa de emigrantes con algunos detalles del esplendor pasado de la Madame.

"La vie devant soi" es una obra original del escritor y diplomático francés Romain Gary (Lituània 1914-París 1980), con la que ganó su segundo premio Goncourt, bajo el pseudónimo de Emile Ajar.

La obra fue objeto de una película protagonizada por Simone Signoret en el papel de Madame Rose y su adaptación teatral, estrenada la temporada pasada en París, ha corrido a cargo de Xavier Jaillard.

Adaptada a la escena española por Josep Maria Vidal, es el segundo espectáculo del remozado Teatro Goya, que desde su reapertura cuenta con la dirección artística de Pou.

Josep Maria Pou ha dicho que el teatro quiere recuperar el esplendor que tuvo entre los años 1916 y 1932, cuando la actriz catalana Margarida Xirgu estrenó "Mariana Pineda" y Carlos Gardel cantó su primer tango al llegar a Barcelona.