Gregorio Ros dice que es especialista en "belleza natural" tras recibir el Premio Ricardo Franco

Romero explica que es la primera vez que en un festival español se otorga un premio a un maquillador

MÁLAGA, 19 (EUROPA PRESS)

El maquillador Gregorio Ros afirmó hoy sentirse "afortunado y emocionado" por recibir el Premio Ricardo Franco del Festival de Málaga-Cine Español e indicó que, si tuviese que decir en que está especializado, diría que en "la belleza natural", ya que dijo fijarse mucho en los rasgos personales de los personajes y buscar "la naturalidad".

Asimismo, explicó que el maquillaje no debe tener exceso de protagonismo y precisó que su profesión está cada vez más valorada en el mundo del cine, pero que no está entre las grandes categorías, "aunque sí hay un reconocimiento real".

El profesional afirmó sentirse emocionado "cuando hay muchos maquilladores con carreras extraordinarias" y concretó que "el maquillaje hace al personaje, aparte del actor, dándole color y forma". "Es complicado, hay que tener valentía", apuntó.

"El trabajo se hace con muchísimo cariño, es algo especial que depende mucho de cómo estés personalmente, es un trabajo de generosidad en el que hay que poner los cinco sentidos", aseguró en rueda de prensa en el Teatro Cervantes acompañado del director del festival, Carmelo Romero.

Asimismo, en cuanto al premio, que le será entregado hoy a las 22.00 horas en el Cervantes en una gala presentada por Paco León y Natalia Verbeke, indicó que le da las gracias al Festival, que tiene "un corazón muy grande".

"Málaga es una ciudad hermosa y bonita y tiene un cariz y una importancia enorme. Me siento afortunado porque cuando lo veía en las galas en años anteriores siempre pensaba que era especial, un premio con cariño y este año me lo dan a mí", precisó, al tiempo que afirmó que el que otorguen un premio a profesiones técnicas es "una apertura cultural".

Con respecto a la vocación, Ros indicó que siempre se ha fijado en el maquillaje y explicó que su madre sufría de una enfermedad y tenía que cubrirse el rostro con maquillaje. "Además, yo escribía a la prensa y pedía autógrafos de famosos, tenía la habitación llena, y ya luego a mis amigas las aconsejaba de cómo maquillarse", relató.

Asimismo, contó que una vez en un carnaval en Barcelona un amigo le maquilló "y al verme me sentí impresionado y supe que quería aprender", afirmó, aunque confesó que no tenía pensamientos de ser profesional, "lo que pasa que tu destino si tiene que ser, es".

Por otro lado, al ser preguntado por quién es el enemigo directo del maquillaje en la película, Ros afirmó que "suele ser el director", aunque aseguró que "es normal por las tensiones, pero es algo que no me afecta". Además, concretó que ahora hay falta de creatividad y que se necesita gente joven.

Por su parte, Romero explicó que el Premio Ricardo Franco, galardón que se entrega a los cargos técnicos del cine, fue introducido en el año 2002 en recuerdo al director y guionista Ricardo Franco, "un hombre entrañable" e informó de que es la primera vez que en un festival español se da un premio a un maquillador "con mayúsculas".

Además, precisó que este es el primer año en que en este premio va el logo de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, ya que se ha establecido una colaboración entre esta institución y el festival. "Hemos acordado que en sucesivas ediciones trabajaremos juntos en la designación de las personas que lo van a recibir", sentenció.

SU TRAYECTORIA

Gregorio Ros lleva más de 20 años siendo uno de los maquilladores más importantes de España. Después de su paso por la universidad, se fue a Barcelona y a Milán para estudiar y reunir experiencia en el sector.

Pedro Almodóvar dio con él y contó con sus servicios para 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' (1988), película con la que dio el pistoletazo de salida a su carrera como maquillador en el mundo del cine.

'Las cosas del querer' (1989) le valió su primera nominación a los Premios Goya, mientras que 'Amantes' (1991), de Vicente Aranda, 'Tacones lejanos' (1991), 'En brazos de la mujer madura' (1996), 'Amor de hombre' (1997), 'Lucía y el sexo' (2000) y 'Soldados de Salamina' (2003), entre otras, le situaron en una posición privilegiada entre los actores de este país como uno de los profesionales más queridos.

Cuenta con dos Premios Goya, uno por 'El embrujo de Shangai' (1997) y otro por 'La niña de tus ojos' (1998). En Festival de Málaga recibió la Biznaga de Plata por su trabajo en 'Tuya siempre' (2007).

Por sus manos han pasado los rostros más importantes del país como Antonio Banderas, Paz Vega, Carmen Maura, Marisa Paredes, Verónica Forqué, Miguel Bosé, Macarena Gómez, Ángela Molina, Nawja Nimri, Plácido Domingo, además de grandes estrellas internacionales de la talla de Jacqueline Bisset, Melanie Griffith, Faye Dunaway y Jean Moreau, entre otros.