Javier Barón, Premio Nacional de Danza 2008: "La danza se encuentra en un momento muy dulce, llena de nuevos valores"

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El bailaor sevillano Javier Barón, Premio Nacional de Danza 2008, destacó hoy que "la danza se encuentra en un momento muy bueno, bastante dulce, lleno de nuevos valores y propuestas novedosas" lo que le llena "de orgullo". Barón acercará desde mañana y hasta el domingo 3 de mayo en el Teatro de Madrid 'Dos voces para un baile', un espectáculo "sin ornamentos" con el que regresa a sus comienzos en el flamenco.

El artista resaltó que, en un principio, concibió este espectáculo en 2006 para reunir sobre el escenario al cantaor Guadiana, con quien se inició a los 16 años en el flamenco y a Juan José Amador, con el que trabaja actualmente en Sevilla.

Sin embargo, por compromisos profesionales, ninguno de los dos le acompañará en el escenario. Quienes sí lo harán serán los cantaores Miguel Ortega y José Valencia, que para Barón son "los pilares del espectáculo", y los guitarristas Javier Patino y Ricardo Ribera, con los que el bailaor realizará un repaso por cerca de 23 palos de flamenco, muchos de ellos poco interpretados. El bailaor puntualizó que, aunque ha realizado espectáculos "de mayor volumen", esta vez le apetecía que cobrase "más presencia y protagonismo el baile".

HOMENAJE A SUS MAESTROS

Por otra parte, el bailaor indicó que dos de sus alumnos, Juan Diego y Antonio Molina 'El Chorro', también subirán al escenario para bailar junto a él algunos fragmentos así como para marcarle el ritmo con las palmas.

El director escénico, David Montero, resaltó que "la función se concibe sin hilo argumental en la que los palos se van sucediendo sin cortes, como en un 'continuum' que le da una sensación de fluidez". "El espectáculo juega con las entradas y salidas al escenario y la sencillez de la escenografía hace que cobre también importancia especial el diseño de luces, que ha corrido a cargo de Olga García", añadió.

Para Montero este espectáculo es "un acto de amor al flamenco de Barón" que interpretará ocho bailes, cuando lo normal es que se ejecuten una media de tres. Barón indicó que ha querido dedicar este montaje a "todos los maestros" que ha tenido y que le han hecho "crecer en el flamenco" y también "a la memoria de todos aquellos que ya no están".