Joaquín Cortés: "No pido ningún reconocimiento; mi público es el premio"

Presenta el 1 de abril en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid 'Calé', una retrospectiva de sus 20 años sobre los escenarios MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El reconocimiento de su público es el único premio que le sirve al bailarín y coreógrafo Joaquín Cortés, que presentó hoy en Madrid su último espectáculo, 'Calé', una retrospectiva de sus 20 años sobre los escenarios. Después de llenar escenarios en todo el mundo, el artista regresa a la capital dos años después de su última visita. Será entre los días 1 y 5 de abril en el Teatro Compac Gran Vía, después de hacer un preestreno en Barcelona. "Tengo un público fiel que reconoce mi trabajo en España, pero más fuera", señaló. El éxito internacional generado por el bailarín y coreógrafo, sobre todo en el extranjero (ha visitado teatros de los cinco continentes), sumado al calor del público, es mayor que la expectación generada entre los medios de comunicación españoles, según consideró él mismo hoy, durante la rueda de prensa que ofreció en Madrid, ante una decena de periodistas. "Cuando hago una rueda de prensa en Moscú, París o Tokio hay unos 300 medios. España es así. Luego, viene un artista extranjero internacional y vienen hasta los amigos de los periodistas. Los artistas españoles internacionales venimos aquí y no funciona", consideró Cortés, si bien explicó que cuando actúa en España el público sí responde. "La prensa no me recibe igual", lamentó. "No pido ningún reconocimiento; mi público es el premio", aseveró el bailarín, quien consideró que en España la política cultural "no casa bien" con la danza. "Me subo a un escenario para que la gente disfrute, el público es ya un premio, arrasar en otros países...", prosiguió Cortés, que regresará a Nueva York el 14 de mayo para hacer el estreno mundial de 'Calé'. LA ESENCIA DE CORTÉS Este nuevo trabajo es una retrospectiva de sus 20 años como creativo sobre los escenarios y recoge "la esencia" de sus espectáculos anteriores ('Cibayí', 'Mi soledad', 'Soul' o 'Pasión gitana'), "que han dado la vuelta al mundo". "Sigo viajando por la fusión y el mestizaje cultural que hace 20 años creé", explicó sobre un montaje de cerca de una hora y 40 minutos de duración. Un total de 13 bailarinas y 16 músicos se subirán a escena para acompañar a Cortés en este espectáculo en el que "todo es nuevo". "No se trata de mis grandes 'hits'", precisó el bailarín, que ha considerado oportuno detenerse en el ecuador de su vida (tiene 40 años), para hacer este resumen, cargado de fragmentos de los anteriores. De estos 20 años de carrera dijo hacer "una balance muy positivo" porque "después estar viajando por todo el mundo, llenando incluso con la crisis, la gente valora tu trabajo". "Nos acogen en los cinco continentes", precisó un artista que se siente muy a gusto en todos los sitios donde el público responde. Al poner la vista en el futuro, Cortés se ve en los próximos dos o tres años, "mínimo", con la gira mundial de 'Calé'. Seguirá creando, "pero sin repetirme". "No he dicho que sea el final", insistió Cortés, que en próximos proyectos no sabe si sólo actuará como coreógrafo y productor o seguirá bailando. "De momento, estoy aquí". SIN CONCURSOS Preguntado por la nueva fórmula del Ministerio de Cultura para elegir a los responsables del Ballet Nacional de España y de la Compañía Nacional de Danza, a través de un concurso público, Cortés opinó que las elecciones a dedo son algo "patético", si bien tampoco haría falta hacer ningún concurso. "Se trata de analizar a gente con prestigio, ver su currículum. Que sea alguien con criterio, con experiencia en compañías de 40 o 50 personas y que haya viajado por el mundo", dijo, precisando que no hace falta "ponerles un dorsal" en la espalda como si fuera una especie de cásting.