La compañía británica de Wayne McGregor explora en su espectáculo 'Entity' la relación entre el cuerpo y la mente

Etiquetas

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

La compañía británica de Wayne McGregor trae a la Sala A de los Teatros del Canal de Madrid su espectáculo 'Entity', una coreografía atípica que explora en profundidad la relación entre el cuerpo y mente. El Festival Internacional Madrid en Danza acoge esta producción que podrá verse desde hoy hasta el domingo en la capital.

El coreógrafo explicó hoy que su fascinación por la "máquina tecnológica" que es el cuerpo humano. "Me interesa la corporalidad y llevar los cuerpos al límite de su fisicalidad", señaló. "Por eso necesito bailarines que realicen movimientos no cotidianos y que acepten ese reto no sólo físico sino mental", apostilló.

Para llevar a cabo esta concepción "extrema" de la danza, McGregor, que lleva cinco años trabajando en esta dirección, ha colaborado con neurocientíficos que, a su entender son los que mejor conocen la relación entre el cerebro y el cuerpo. "Por eso fue por lo que decidí estudiar esta conexión y pensé en cambiar esa relación", argumentó.

Para el coreógrafo la mente "abre el camino hacia un tipo de creación muy interesante" que se basa en "improvisar" utilizando la coreografía para expresar la dualidad entre instinto e intención. "Parece muy teórico, pero aplicado a la danza desemboca en algo veloz y extremo", afirmó.

IMÁGENES COMPLEJAS

En este sentido la compañía de Wayne McGregor se compone de bailarines que no sólo poseen un alto nivel técnico sino que además tienen un "apetito voraz de superar sus límites físicos y una capacidad intelectual para crear imágenes complejas", explicó el coreógrafo.

La música del espectáculo, estrenado en el Sadler's Well de Londres hace un año, ofrece dos partes bien diferenciadas. Mientras una de ellas es "muy visceral" y muestra el sonido amplificado, la segunda, creada por Jon Hoskins, colaborador de Colplay o Massive Attack, es mucho más "sensual", es "música club", dijo McGregor.

Sobre la percepción que tiene el público de los espectáculos de la compañía británica, el coreógrafo apuntó que lo que le pide a los espectadores es que se esfuercen por "identificar lo que ven sin intentar encontrar un sentido inmediato".

Asimismo, aclaró que en ningún caso sus espectáculos se dirigen a un público concreto y señaló que, en este caso, la obra no habla de ciencia, aunque su creatividad haya surgido de ella. "Pretendo cambiar el patrón mental por el que todos los públicos parecen ver el mismo espectáculo", apuntó.

Respecto a su trabajo con los más jóvenes, McGregor señaló que intenta "mejorar el conocimiento visual de los más pequeños para que al llegar a la edad adulta rompan los patrones tradicionales". También lamentó que a los jóvenes no se les enseñe en las escuelas de danza "lo que la profesión les exigirá después".

Por otra parte, el coreógrafo recordó que la danza es en su país la segunda actividad más popular después del fútbol y reconoció que el balompié tiene bastante de coreografía, "aunque la danza permite expresar algo de uno mismo de forma diferente", concluyó.