La Fundación Mario Maya se desvincula de Granada ante "la fragilidad de palabra" del concejal de Cultura

La fundación lamenta que Mario Maya haya sido "expulsado" de La Chumbera por segunda vez y se dispone a dialogar con otras ciudades

GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)

La Fundación Mario Maya anunció hoy que "se desvincula definitivamente" de Granada y por tanto, renuncia a impulsar el centro flamenco de estudios escénicos que había proyectado en la ciudad, ante la "fragilidad de la palabra" del concejal de Cultura del Ayuntamiento de la capital, Juan García Montero, y después de que haya retirado el ofrecimiento de cesión de La Chumbera a la entidad.

Así lo indicó hoy en un comunicado remitido a Europa Press el vicepresidente y portavoz de la fundación, Pepe Yáñez, quien se mostró "perplejo" por los últimos acontecimientos, en relación al "cambio radical" de los planteamientos iniciales de la cesión de La Chumbera como sede del citado centro de estudios escénicos.

Consideró que reducir a un ámbito "familiar" el desarrollo de dos proyectos de muy diferente naturaleza y origen --el centro de flamenco que impulsará el bailaor 'Manolete' y el proyectado por la fundación-- es "afrontarlos más como problemas que como oportunidades, ya que la ciudad se vería indudablemente beneficiada con la existencia de dos centros de prestigio".

Recordó que La Chumbera fue ofrecida a la fundación por el Ayuntamiento por propia iniciativa, "como un espacio rechazado por otro proyecto y en ningún momento se habló de integrarlos en uno solo", cuestión a la que no hubieran podido acceder por diversos motivos, "el primero de ellos por una cuestión de elemental respeto personal y artístico al propio 'Manolete'".

Yáñez criticó que la resolución de esta situación y "específicamente la vía de comunicación elegida para la misma", constituye un "menosprecio" a las personas e instituciones que han prestado su apoyo a la iniciativa, así como a los profesionales que han trabajado "duramente" para dar forma a un proyecto que se afrontó "con la seriedad que se merece", tanto por los términos del ofrecimiento como por la difusión mediática que se le imprimió desde primer momento por parte de la corporación municipal sin que --insistió--la Fundación Mario Maya hubiera solicitado previamente nada al Ayuntamiento de Granada".

Explicó que la fundación ha desarrollado y presentado un proyecto cerrado con el programa docente para el centro, incluyendo materias, horarios, plan de estudios, actividades complementarias, propuesta de profesorado y avance de costes. También diseñó un plan de comunicación y marketing para la difusión del programa a los potenciales alumnos.

El proyecto fue presentado al Ministerio de Cultura, INAEM, Consejería de Cultura, Agencia andaluza para el desarrollo del flamenco y se solicitaron ayudas para el mismo, mientras que también fue llevado a la reciente Feria de industrias culturales andaluzas, donde fue difundido.

"A pesar de los varios meses de retraso ocasionados en su programa por estas circunstancias, y ante la fragilidad de la palabra demostrada por Juan García Montero, la Fundación Mario Maya declara su interés en retomar de inmediato conversaciones con otras localidades que demostraron un sincero y menos mediático aprecio a la figura Mario Maya manifestando su interés por acoger el área de formación de la misma, y desestima cualquier vínculo con la actual corporación granadina", indicó Yáñez.

Finalizó incidiendo en que la fundación había depositado su confianza, recursos, trabajo, imagen pública y buenas dosis de ilusión en este proyecto y lamentó que "por segunda vez, Mario Maya haya sido expulsado de la Chumbera". Así, reiteró su compromiso de difundir el legado del artista, "aún renunciando a Granada, ciudad cuyo nombre llevó por el mundo entero".