Stieg Larsson, el último fenómeno literario


Stieg Larsson murió en 2004 poco antes de publicar su primer libro.

Stieg Larsson murió en 2004 poco antes de publicar su primer libro.

Más de once millones de libros vendidos en todo el mundo (1,2 en España), casi 30 edicioines publicadas de los dos primeros volúmenes en nuestro país, adaptaciones al cine y a la televisión (en total, seis episodios de 90 minutos) y numerosos premios literarios. Esto es lo que rodea al último fenómeno literario que arrasa en las liberías de medio mundo.

Y él no se ha enterado. Stieg Larsson (Suecia, 1954-2004) no ha podido ver el resultado de su trabajo. Un mes antes de que su editorial publicara el primer libro de la famosa trilogía Millenium, Los hombres que no amaban a las mujeres, el escritor falleció de un ataque al corazón después de subir las escaleras de su trabajo. Aquel día el ascensor no quiso funcionar.

Problemas de la calle

Este periodista especializado en grupos de ultraderecha llevaba meses planeando la saga que ahora seduce a medio mundo. En las correspondencias que mantenía con la editora sueca que apostó por él, Larsson contaba que su propósito era “ir a contracorriente en cuanto a la estructura típica de las novelas policíacas”.

No quería personajes idealizados ni alejados de la realidad, sino personas normales con problemas corrientes: “Si Mikael Blomkvist -protagonista de los libros- dispara a alguien con una pistola, incluso si lo hace en defensa propia, irá a parar al Juzgado de Primera Instancia”, comentaba Larsson a su editora.

De esta manera ha llegado a un público lector que cultiva la literatura criminal y a otro no tan especializado que consume buenas historias y devora libros sin parar. Larsson ha conectado con un público mayoritario abordando temas universales y latentes en la sociedad occidental como la corrupción, los malos tratos y el universo de internet y la informática.

Trama envuelta de misterio

El gancho de la trama es Mikael Blomkvist, un periodista de investigación que trabaja en la revista Millenium destapando trapos sucios del mundo de la política y las finanzas. A él acude Henrik Vanger para resolver un enorme misterio: la desaparición de su sobrina hace casi 40 años. Un trabajo complicado en el que recibirá la ayuda de Lisbeth Salander, una investigadora privada con extraordinarias cualidades inspirada en el personaje de Pippi Calzaslargas.

El conocimiento de este tipo de temas por parte de Larsson, que era editor jefe de la revista cultural sueca Expo, es muy grande y aporta una dosis de realismo que otorga autenticidad página a página. Él fue un gran luchador comprometido con todo tipo de violencia, escribió muchos libros de investigación periodística acerca de los grupos nazis de su país y de las oscuras conexiones entre la extrema derecha y el poder.

La intriga no acaba aquí. Hay una guerra abierta por la obra del escritor nórdico porque no dejó escrito ningún testamento. Eva Gabrielsson no tiene derechos sobre los trabajos de su difunta pareja porque la ley sueca así lo ha decidido. El dinero de los libros es para su padre y su hermano, que obtienen todos los beneficios derivados de los productos que llevan el nombre de Stieg Larsson.

La tercera entrega, La reina en el palacio de las corrientes de aire, se publicará el próximo 18 de junio para reforzar la leyenda de este autor del que algunos allegados dicen que tenía planeadas cuatro novelas más.