Víctor Català inspira tres coreografías producidas por el TNC

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

La escritora Caterina Albert, más conocida con el pseudónimo de Víctor Català, inspira tres coreografías producidas por el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) bajo el título de 'L'enigma' y dentro del Projecte T6-Dansa.

El programa empieza con 'Abans de l'accident', de Montse Colomé, en la que la bailarina Cecília Colacrai encarna "diferentes esencias" de los personajes femeninos de Català, indicó hoy la coreógrafa.

La palabra ha sido la principal fuente de inspiración de Colomé, porque leyendo a Català descubrió muchas palabras cuyo significado desconocía, y prefirió quedarse con su sonoridad en lugar de descubrirlas. Esas palabras acompañan sonora y visualmente la coreografía.

La segunda parte, 'Accident, l'enigma de l'oca blanca', de Santiago Sempere, pone en escena a seis bailarines --entre ellos Colomé y el propio Sempere-- para mirar la producción de Català posterior a la gran novela 'Solitud' desde un punto de vista humorístico y épico.

"Quería ver de donde salían las sombras y la parte accidentada de la autora. Ver qué había sido para ella la presión de una sociedad machista", indicó Santiago.

La coreografía final es 'Un xiscle estrany que arribà a les meves orelles em féu mirar en aquell indret', de Tomeu Vergés e ideada como un 'tableau vivant' en el que los personajes no pueden moverse y se expresan con un grito interior de angustia y dolor, relató el coreógrafo.

Esa "imposibilidad de la mujer de defenderse" en aquella sociedad asfixiantemente machista, en la que la única válvula de escape de ellas era "enloquecer", es lo que inspiró a Vergés, al que al leer a Català se le ponía la piel de gallina, según confesó.

ÚLTIMA EDICIÓN DEL T6

'L'enigma' estará en la Sala Tallers del TNC del 14 al 31 de mayo y podría ser la tercera y última producción del Projecte T6-Dansa, ya que según el director del TNC, Sergi Belbel, el año que viene quizás no se haga y será "estrictamente" por cuestiones presupuestarias.

Colomé, que sospechó firmemente que esta será la última edición del proyecto, lamentó que se suspenda porque en Barcelona hay "muchísima gente" con proyectos coreográficos dignos de ser presentados, mientras que en la ciudad hay "pocos" espacios donde ver danza.