El Gobierno de Ceuta ordena que se amplíen las excavaciones en el oratorio musulmán del siglo XIV

CEUTA, 5 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta adjudicará durante los próximos días, mediante un contrato menor, la ampliación de los trabajos arqueológicos que han permitido descubrir en el solar conocido como Pasaje Fernández un oratorio islámico del siglo XIV previo a la conquista portuguesa de la ciudad que sus investigadores han descrito como "uno de los mejores de Al-Andalus y el Magreb" por su estado de conservación.

Según explicó la consejera de Educación y Cultura de Ceuta, Mabel Deu, la intención del Ejecutivo es tramitar cuanto antes la extensión de las excavaciones, que quedarían bajo la supervisión del arqueólogo municipal, al objeto de conocer "la importancia y el estado de conservación real del resto del conjunto hallado".

El Gobierno ceutí desea que las excavaciones se prolonguen al menos durante dos o tres meses para que los especialistas tengan la oportunidad de evaluar al detalle la importancia de los restos, localizados en un espacio que los historiadores ubican en el antiguo arrabal de Enmedio, fuera de la Medina de la ciudad, en un terreno sobre el que se preveía construir un amplio complejo residencial.

Según el informe técnico elaborado sobre los hallazgos al que ha tenido acceso Europa Press los restos encontrados constatarían la existencia en la zona de "un edificio de culto islámico" que habría estado en uso "al menos hasta la conquista portuguesa de la ciudad en 1415".

Lo hallado es "un oratorio de medianas dimensiones" cuya naturaleza (oratorio privado, zawia o rábita, pero no mezquita como tal) aún está "por determinar". "El edificio de culto es singular dentro de la ciudad, ya que no se han documentado estructuras semejantes en el yacimiento, y por su estado de conservación es uno de los mejores de Al Andalus y el Magreb, especialmente en contextos situados fuera del núcleo de las medinas islámicas", se destaca en el estudio.

Alrededor del oratorio se contempla la posibilidad de que pudiera localizarse un cementerio, aunque hasta la fecha sólo se ha documentado una tumba "que podría ponerse en relación con otras halladas recientemente en Calle Velarde". Su datación histórica, sometida a controversia, podría datarse en la misma época que el oratorio, en el que destaca su muro de quibla y su mihrab, que alcanza un alzado de 2,25 metros.