El IX Festival Primavera Sound arranca con más público que nunca pese a la crisis

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El IX Festival Primavera Sound de Barcelona arrancó hoy con una gran asistencia de público; de hecho a primera hora de la tarde varios miles de asistentes ya daban ambiente a la explanada del Parc del Fòrum, pese a que el centro de Barcelona estaba plagado de forofos barcelonistas celebrando la victoria de su equipo en la Champions League.

El público extranjero tiene mucho que ver con esa gran asistencia --cada año más--, y también el de la capital española, que este año se ha quedado sin festivales similares en su ciudad, como el Summercase y el Saturday Night Fiber --iniciativa del FIB con una única edición hasta el momento--. La organización espera superar la cifra de los 70.000 asistentes, 10.000 más que el año pasado.

Uno de los grandes reclamos de esta noche en el Primavera Sound fueron el trío Yo La Tengo, que hizo algún avance del disco que publicará en septiembre y que, a tenor de lo visto, será más lisérgico y psicodélico (en buena parte gracias al órgano) que los anteriores, en los que reina el 'noise' pop y su característico sabor de banda independiente norteamericana.

Yo La Tengo es ya uno de los grupos asiduos no sólo a este festival sino a la ciudad, ya que sin ir más lejos el año pasado estuvieron en concierto en la Sala Apolo. Hoy, además de repasar su último disco, titulado 'I Am Not Afraid Of You And I Will Beat Your Ass', los de Nueva York retomaron sus grandes éxitos, algunos de los cuales dedicaron a The Bats y The Vaselines.

Precisamente, unos de los encargados de estrenar el nuevo escenario Ray-Ban Vice, el más cercano a Barcelona y separado del resto del recinto por una, cuanto menos fastidiosa, carretera, fueron The Bats, unos clásicos del pop en mayúsculas, pulido y brillante que pasaron por la capital catalana con la excusa de presentar su nuevo trabajo, 'The Guilty Office'.

Los representantes del pop patrio hoy fueron La Bien Querida, en los que Ana Fernández Villaverde y los suyos embaucan con ese sonido melífluo que se dio en llamar eternamente mal 'tontipop' y del que fue estandarte La Buena Vida.

RENOVARSE O MORIR

Con la idea de evitar las eternas colas que siempre rodean los puestos de venta de tickets para las bebidas, el festival este año ha instalado varios quioscos de venta automática de tickets, en la que el consumidor elige las bebidas en una pantalla táctil que luego paga en metálico o con tarjeta.

Los tickets para asistir a los conciertos especiales del Auditori --el de Michael Nyman y el de mañana de My Bloody Valentine-- también se pueden adquirir en estos puntos automáticos, que a juzgar por este primer día, lo único que han conseguido es trasladar al formato virtual las que siempre acumulaban las casetas.

El festival continuará mañana con las actuaciones de, entre muchos otros, Shellac, Spiritualized, el imperdible Damien Jurado, los bailongos Bloc Party y otra visita de Jarvis Cocker.