El Txistu del País Vasco será candidato a Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial de España

BILBAO, 13 (EUROPA PRESS)

El Txistu del País Vasco fue declarado hoy candidato a convertirse en uno de los 10 tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España, de acuerdo con la iniciativa que desarrolla el Bureau Internacional de Capitales Culturales (www.ibocc.org) con la voluntad de promover, divulgar, sensibilizar y salvaguardar "el rico patrimonio cultural inmaterial español", según informó este organismo.

Hasta la fecha, además del Txistu del País Vasco, han sido designados candidatos a Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial de España el Filandón de León y La leyenda del Lagarto de la Malena de Jaén.

Según la convención para la protección del patrimonio inmaterial de la Unesco, el patrimonio cultural inmaterial se define como los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural.

En este ámbito, la Unesco tiene una lista de noventa elementos representativos de todo el mundo, entre los que se encuentra La Patum de Berga y el Misterio de Elche.

Hasta el día 31 de mayo, cualquier ciudadano, entidad o institución puede hacer sus propuestas (info@ibocc.org) para que sean incluidas como candidatas a convertirse en alguno de los 10 tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España. Posteriormente, se iniciarán las votaciones.

Según recordaron desde el Bureau Internacional de Capitales Culturales, el txistu es reconocido por los vascos como su instrumento musical autóctono "más característico", de manera que "durante siglos la cultura vasca ha ido perfilando este instrumento con un sonido y una práctica particular".

El txistu es una flauta de tres orificios y, aunque sus orígenes se han dado en la mayoría de civilizaciones, "tan sólo se ha acuñado como instrumento en zonas muy concretas del mundo", como es el caso vasco, explicaron.

"Ya desde el siglo XIII -añadieron- aparecen testimonios dónde la flauta se utilizaba como acompañamientos en los repertorios musicales rituales y recreativos (danzas, rondas callejeras, etc.) que han sido conservados y transmitidos gracias a los txistularis, los cuales han ido transmitiendo fielmente este patrimonio de padres a hijos. Una prueba del arraigo que tiene el txistu en el País Vasco es la Asociación de Txistularis, que cuenta con más de tres mil asociados".