El Museo de Cáceres acoge la exposición 'Del objeto al lenguaje' del artista andaluz Javier Flores

CÁCERES, 17 (EUROPA PRESS)

El Museo de Cáceres acoge desde hoy la exposición 'Del objeto al lenguaje' del artista andaluz Javier Flores, que reflexiona sobre la relación entre el objeto y el lenguaje mediante diferentes perspectivas y técnicas que incluyen fotografía, pintura, técnica mixta y una performance.

La presentación de la exposición tuvo lugar esta mañana en el museo cacereño y contó con la asistencia de la directora general de Patrimonio de la Junta de Extremadura, Esperanza Díaz; del autor de la muestra, Javier Flores; y de responsables y miembros del propio museo.

Durante su comparecencia, Esperanza Díaz explicó que la relación del artista con Extremadura se produce desde hace diez años, sobretodo, agregó, está muy vinculado a Cáceres, donde más ha trabajado. Por ello, indicó que es un "placer" el contar con su exposición que ha sido "largamente esperada y preparada".

"Para Javier, el lenguaje no es una consecuencia de la realidad ni un resultado de la misma, no es una circunstancia causada por ella, sino más bien al contrario, el lenguaje es realidad, forma parte indisoluble de la misma, porque construimos la realidad también con las palabras", explicó Díaz quien pasó a relatar la trayectoria del artista brevemente.

Finalmente, Díaz se refirió, citando el prólogo del catálogo de la exposición, al artista como un artista que "obliga a la mente de los espectadores a oscilar constantemente entre la formación de conceptos a partir de objetos, y la creación de objetos a partir de conceptos" y quiso agradecer tanto a Flores como al Museo el trabajo realizado para la muestra.

'LA CASA DEL SER' Por su parte, Flores indicó que esta tarde, durante la inauguración de la muestra a las 20,30 horas, tendrá lugar la performance 'La casa del ser', que se compone de una casa de madera construida por letras, donde el artista se introducirá "creando una analogía con la intimidad creativa en la que se basa el poeta y poco a poco irá destruyendo la casa física con el peligro que entraña puesto que hay un instante en el que el techo se desploma encima", agregó. "Simbolizando el peligro que conlleva cualquier acto creativo sin protección, la casa se va desmoronando y se transforma en un caos, mar de letras, y el siguiente paso es buscar las letras en ese mar de caos para conformar una frase", concretó Flores, que indicó que, finalmente, construye una "serie de acepciones entendibles desde el punto de vista de las artes plásticas y de la literatura".

"Esta es la pieza en la que se basa la exposición y de ahí viene el título 'Del objeto al lenguaje' y el resto de la exposición es la estrategia opuesta, del lenguaje al objeto". De esta manera, el resto de los componentes de la muestra se han elaborado mediante la escritura de un texto y la posterior construcción de un objeto a raíz del texto.

Además, la muestra acoge una serie de laberintos correspondientes al trabajo anterior del artista que resultan, según sus palabras, "una metáfora de la existencia, y del camino de la vida". En esta ocasión, ha congregado aquellos laberintos que son dobles haciendo referencia a que "en el ser habitan múltiples caras", apuntó.

Ante preguntas de los medios sobre la respuesta que espera del público con la performance, el artista aseguró que "el público sufre porque genera muchas sensaciones". Así, indicó, "la gente no sabe si te tiene que echar una mano o no".

"Yo huyo de la performance sanguinolenta y claramente violenta, me interesa más la performance poética lo que no excluye un cierto riesgo controlable", agregó Flores, quien explicó que en su muestra, "el público sabe que está en una exposición en la que todo no está tan estable, hay cosas que se desmoronan y hacen estruendo cuando se caen. Nunca ha pasado nada hasta ahora en las 6 ocasiones en las que se ha interpretado la performance", concluyó.