GALICIA.-La Bilbioteca Ánxel Casal de Santiago acoge una muestra sobre la percepción del espacio compuesta por 129 cabezas cerámicas

Etiquetas

Cultura pretende llevar el arte a las bibliotecas públicas para convertirlas en "espacios de creación" y "de estímulo" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 (EUROPA PRESS) El director xeral de Creación e Difusión Cultural, Luis Bará, presentó hoy en la Biblioteca Pública Ánxel Casal de Santiago la exposición 'Puntos de Encontro. Puntos de Fuga', del escultor Álvaro de la Vega, que pretende ser una "reflexión" sobre "la percepción del espacio" de mano de 129 cabezas de cerámica. La exposición, que podrá visitarse hasta el 26 de abril, se caracteriza por ser "una muestra fuera de los lugares habituales" así como "una exposición fuera de lo habitual", una "propuesta diferente para un espacio también singular" como es el de la biblioteca Ánxel Casal. Según explicó Luis Bará, la intención es establecer un nexo entre el arte y la literatura en las bibliotecas públicas, en un proyecto que se inicia con esta exposición. "Queremos que sea un espacio, como el de todas las bibliotecas públicas, abierto, dinámico, un espacio de encuentro, de interacción y donde se formulen propuestas diferentes a las habituales", señaló. Asimismo, Bará aseguró que la lectura "lleva a otros mundos" y "a otros ámbitos", lo que, indicó "tiene mucho que ver con el diálogo, con la interacción y con el pensamiento". En esta línea, aseguró, está trabajando su departamento, para presentar a las bibliotecas "como espacios de creación y como espacios de estímulo". En cuanto a la exposición, afirmó que es "una propuesta para reflexionar", que hace "ver la realidad desde otro punto de vista" y el espacio "desde otra perspectiva". La intención, destacó es abrir "una nueva vía de trabajo en las bibliotecas públicas a través del arte, invitando a artistas gallegos ya conocidos", algo que consideró "un maridaje perfecto". ÁLVARO DE LA VEGA En cuanto al autor de la muestra, Álvaro de la Vega, indicó que las piezas escogidas, 129 cabezas de cerámica, fueron seleccionadas para "un lugar que ofrecía una gran variedad de espacios pero complejos, que no son específicos para exponer" Así, indicó, estas piezas, situadas a lo largo de las escaleras del edificio, "se adaptan perfectamente a cualquier espacio". Asimismo, el autor escogió este emplazamiento por ser "un lugar de tránsito", un lugar que tiene "la perspectiva" que el autor intenta dar a las cabezas y que, además, "tiene esa ambivalencia en la que les gusta moverse los artistas", ya que está "dentro del espacio pero se puede ver desde fuera, sobre todo de noche". Asimismo, De la Vega, se mostró satisfecho por la muestra, que constituye la primera exposición de cerámica del autor, quien normalmente dedica su trabajo a la madera. La muestra, además, se plantea como "una secuencia narrativa" que se inicia en el vestidor del edificio con una gran pieza que representa una chaqueta, un "homenaje al dibujo" fabricado en alambre, que incluye un boceto en uno de sus bolsillos de las piezas de cerámica. "Es un punto de arranque", indicó.