Gallardón:"Es difícil convivir con el poder, que acaba invitando a una tristeza permanente no sólo en tiempos de fracaso"

MADRID, 23 (EUROPA PRESS) El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, hoy que "siempre es muy difícil convivir con el poder" porque "te acaba invitando a una tristeza permanente no sólo en tiempos de fracaso". El regidor sintetizó de esta manera la novela 'La casa de los siete pecados', de Mari Pau Domínguez, que hoy presentó junto a la autora en el Hotel Urban de la capital. "Siempre es muy difícil convivir con el poder, que te acaba invitando a una tristeza permanente no sólo en tiempos de fracaso, sino también en los de éxito", explicó Gallardón. La obra, editada por Grijalbo y ganadora del primer Premio de Novela Histórica de Caja Granada, recrea los entresijos de la corte más poderosa del siglo XVI, la de Felipe II, en su ambientación natural, que es Madrid. La trama es la de un rey atrapado en una relación tormentosa y agónica con una joven amante, amorío que se trunca con la llegada a España de Anna de Austria para convertirse en la nueva monarca del Reino. Todo el argumento se basa, como la propia Domínguez explicó durante la presentación, en la leyenda sobre la Casa de las Siete Chimeneas de Madrid, donde un espectro de mujer vestida de blanco subía al tejado con el último toque de ánimas cargada con una antorcha y, tras sortear las chimeneas, símbolo de los siete pecados capitales, y mirando al Alcázar lanzaba un grito antes de caer de rodillas. "Según la leyenda, la mujer era la conciencia que martirizaba al Rey por haber amado a Elena Zapata, una joven de 24 años a quien había eliminado después, como tantas otras veces hizo sin que quedara constancia de ello", apuntó la novelista, para quien "la ilusión de creer en fantasmas" la que la llevó hasta este relato donde "ficción y realidad se entretejen, siempre respetando el contexto histórico, para acabar confundidas". Uno de los componentes principales del argumento es la religiosidad y el enfrentamiento de Felipe II entre su sentido del deber para con su Reino y su sentido humano. "La lucha en ese momento entre el bien y el mal acaba abrazando a un fantasma, y hace falta la complicidad del lector para saber si lo que es cierto es válido, y si lo que es leyenda acaba siendo verdad", apostilló Domínguez. Para el primer edil, padrino de un evento que contó con la presencia de la delegada de Las Artes, Alicia Moreno, y de otros personajes del panorama cultural español como el actor y director Juanjo Puigcorbé, la presentadora Ana Rosa Quintana o el humorista y escritor Pedro Ruiz, con quienes Gallardón conversó de manera relajada como le sucede siempre en este tipo de actos. NOVELA DE PERSONAJES El regidor madrileño destacó del libro su "historia de tinieblas sobre los peligros y los abusos del poder en una novela histórica pero profundamente vinculada con el tiempo actual, con cualquier tiempo en que se ejerce el poder político, y donde la impotencia y la frustración con que a fin de cuentas siempre se saldan estos excesos permitirán reconocer por sus debilidades a muchos personajes históricos, y también a otros que podrían ver en los periódicos de mañana". "Mari Pau nos invita a adentrarnos al conflicto entre la arbitrariedad de la Razón de Estado y el interés personal de quienes, ocupando el poder, piensan que tienen capacidad de modificar la voluntad de los ciudadanos que habitan el espacio que ellos gobiernan. Y la conclusión al final es muy triste, porque siempre es muy difícil convivir con el poder, que te acaba invitando a una tristeza permanente no sólo en tiempos de fracaso, sino también en los de éxito", reflexionó el líder popular. Sin embargo, en esta novela "no se cae en los errores del romanticismo, que trata de crear un mundo fantasioso sobre la figura del rey" sino que se plasman la "arbitrariedad y humanidad de los protagonistas de una ciudad y un tiempo con los que resulta imposible no identificarse". Novela muy bien estructurada y documentada, con tintes góticos y que encierra un "contenido gramático fascinante" porque "convierte a los personajes en auténticos protagonistas de un drama que resulta creíble por lo bien construido que está" y que "hace un fascinante e interesante retrato de Madrid". "Les invitará a salir de sus casas y recorrer directamente los tránsitos por los que se escapaban reyes y reinas", aseguró, añadiendo que se trata de una historia "bien pensada, bien construida, bien argumentada y maravillosamente contada". "Y aunque como alcalde podría protestar porque Madrid aparece con un aire de intrigas y como bebedero de ambiciones, al final nos deja la esperanza de que, dado que no hay virtudes absolutas, tampoco puede haber pecados absolutos", concluyó Gallardón.