Kandinsky toma París

Kandinsky toma París

Kandinsky toma París

PARIS, 8 (EUROPA PRESS)

El conjunto de la obra de Vassily Kandinsky se puede ver hasta el próximo 10 de agosto en el Centro Pompidou de París a lo largo de una exposición que reúne las tres mayores colecciones mundiales del gran artista ruso: la del propio Pompidou, la de la Galería Lenbachhaus de Munich y la del Guggenheim Museum de Nueva York.

Se trata de la mayor retrospectiva organizada en París en 25 años, dado que la última exposición de las obras de Kandinsky en la capital francesa tuvo lugar en el propio Pompidou en 1984, cuando entró en la colección el inestimable legado de su viuda, Nina Kandinsky.

La galería alemana aporta la obra del pintor a partir de 1897 durante su estancia en Munich y Murnau; la colección neoyorkina se caracteriza por tener los grandes lienzos de antes y después de la Primera Guerra Mundial y el Beaubourg por poseer la producción del periodo parisino a partir de 1933 pero, sobre todo, por el fantástico fondo de taller, en parte vendido y en parte legado por la viuda de Kandinsky al museo parisino.

A través de un centenar de pinturas de gran formato creadas entre 1907 y 1942, el recorrido de la exposición traza de manera única la contribución de Kandinsky al arte moderno, revelando la coherente y reflexiva evolución de ideas que experimentó en la pintura, así como su implicación en la historia de su tiempo. La muestra viajará en septiembre a Nueva York y en octubre a Munich.

La exposición del Pompidou se completa con una selección reciente procedente del Fondo Kandinsky, acuarelas y manuscritos del periodo llamado ruso, que va de 1914 a 1917, y un cartel de la Bauhaus para su 60 aniversario en 1926.

A lo largo de la exposición es toda una vida la que se cuenta a través de viajes, amistades artísticas, momentos de soledad y fases de trabajo en grupo. En 1897, a los 31 años, Kandinsky viaja a Munich para iniciarse en la pintura después de haber descubierto a Monet y a Wagner y el entonces profesor de derecho se convierte en alumno de Bellas Artes.

Sus siguientes pasos son más conocidos. En 1911 funda en Munich junto a Franz Marc el grupo 'Der Blaue Reiter' (El jinete azul'), una de las vanguardias esenciales de la primera mitad del siglo XX. Paul Klee y August Macke se unen al movimiento y ese mismo año Kandinsky ecribe 'De lo espiritual en el arte' un imprescindible tratado de estética.

Vive el octubre de 1917 en Moscú, en 1921 regresa a Berlín y un año más tarde, en Weimar, se une a la principal escuela de arte moderno del momento, la Bauhaus, donde están también Klee, Gropius o Moholy-Nagy. En 1933, los nazis clausuran por la fuerza la Bauhaus y Kandinsky se refugia en Neuilly, cerca de París, donde muere en noviembre de 1944.

Convencido de que una pintura tiene que basar su expresividad en los colores y en la relación de éstos con el lienzo sin ninguna necesidad figurativa identificable, a partir de los años 1920 desarrolla dispositivos visuales gráficos y cromáticos a base de cuadrículas, líneas rotas o curvas con cintas, en los que la composición de la tela es un juego de equilibrios y rupturas donde los colores marcan su relación con el espacio.

Al poner el acento en los últimos quince años de Kandinsky, la retrospectiva permite ver toda la complejidad y la sabiduría del proceso creativo del artista ruso desde las primeras 'Impresiones' e 'Improvisaciones' de 1909 hasta los últimos cuadros poblados de insectos híbridos, pájaros o motivos vegetales.