Santander.- El Museo de Bellas Artes acoge la exposición 'Soporte del foramontano', con 30 piezas de José Luis Vicario

SANTANDER, 8 (EUROPA PRESS)

El Museo de Bellas Artes de Santander acoge desde hoy y hasta el 5 de julio la exposición 'Soportes del foramontano', compuesta por 30 piezas del artista cántabro José Luis Vicario, para quien una obra de arte debe reunir los componentes de "inteligencia, sensibilidad y humor".

La exposición se presentó hoy en rueda de prensa por el propio artista, el concejal de Cultura de Santander, César Torrellas, el director general de Cultura, Justo Barreda, y el director de la pinacoteca y comisario de la muestra, Salvador Carretero.

Producida y organizada por el Museo de Bellas Artes y la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, consta de una treintena de piezas, casi todas de reciente producción, en donde se condensan todas las inquietudes del artista cántabro.

Cestos de piedra, maletas y aros de mármol blanco, ataúdes de mimbre, guirnaldas grises y blancas y piezas de plata conforman una curiosa coherencia. Todas las piezas abordan la idea del soporte como problema escultórico, incorporando a la resolución plástica los efectos propios del uso del objeto. De este modo además de los componentes intrínsecos del arte (forma, material, color, tamaño, acabados) las esculturas intentan atribuir también su empleo, hipotético o referencial.

Las piezas corresponden a distintas series fechadas entre 2007 y 2009 y los materiales empleados en cada una de las serie se adecuan a unas necesidades específicas.

Artista muy pegado a la tierra, Vicario desarrolla en este proyecto el resumen de los tres últimos años, especialmente vinculado a su reciente residencia en París.

El autor ha procurado aunar el arraigo que tiene a su origen rural dentro de la evolución propia de su formación académica, centrada en el arte contemporáneo. Para ello se ha valido del juego retórico que ambos mundos posibilitan para la mutación y la síntesis. Así pues, el trabajo deriva entre destellos camperos condicionados por la intencionada elegancia del formato y el recuerdo del atávico esfuerzo agrícola, pesquero y ganadero frente al Museo de Arte.

Vicario explicó que su intención era hacer varias series de piezas para vincularse con el Museo, de modo que conformaran "una actitud frente a Cantabria". Para ello ha utilizado el paradigma del soporte como elemento escultórico, de forma que "no es tanto la escultura en sí como el soporte el que desarrolla los mecanismos metafóricos de las piezas", indicó.

Por otra parte, se definió como "un artista de pueblo que sufrió la crisis de los artistas de los 80 y que se dio cuenta de que el artista no actúa sólo con la ilusión sino que tiene que tener una preparación lo más completa posible".