Antonio Moral: "Es triste que en el Teatro Real se hable de todo menos de la programación"

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) El director artístico del Teatro Real, Antonio Moral, muestra su pesar por que en los últimos tiempos el coliseo madrileño haya sido noticia por cuestiones que nada tienen que ver con la programación. "Es triste que se hable de todo menos de lo que aquí se hace, que es lo verdaderamente importante", declaró Moral, que el año que viene dejará su cargo en el Teatro Real, ante la llegada del belga Gérard Mortier. Moral hizo balance de su gestión al frente de la institución y de la programación de la próxima temporada y recordó que en los últimos años en el coliseo se ha hablado, "para bien o para mal", sólo de lo que se hacía sobre el escenario. Entre los asuntos que han generado conflicto en las últimas semanas se encuentra el anuncio de huelga del Coro, en protesta por sus condiciones laborales, coincidiendo con las representaciones de la ópera 'Tannhäuser', que finalmente desconvocó. La semana pasada, el coliseo informó de que a partir del próximo 31 de agosto (fecha de finalización del contrato con el actual Coro del coliseo) contaría con un nuevo Coro titular "mediante un contrato de prestación de servicios artísticos por un número determinado de temporadas". "A veces el teatro despierta más interés por lo que hay alrededor que por lo que sucede en él. Creo que de lo que hay que hablar es de lo que se hace en el día a día, es lo que merece la pena. Al final el tiempo dirá cómo lo hemos hecho los que hemos pasado por aquí. Pero mi gestión no es más que parte de un eslabón en la historia del teatro que continuará gracias al personal que trabaja aquí, que tiene una actitud profesional y humana ejemplar. Sin embargo, el sensacionalismo es lo que cunde", sentenció Moral. Respecto a las formas en las que se va a producir su relevo, Moral declaró: "Yo tenía un contrato, lo cumplo y no tengo más que decir. Voy a estar los cinco años comprometidos y he hecho mi trabajo lo más profesionalmente que he sabido y podido. El Teatro Real ha tomado una opción que ha estimado conveniente y me parece bien". NORMALIDAD Para Antonio Moral, abrir la nueva temporada con 'Lulu' de Alban Berg, "una de las óperas fundamentales no sólo del siglo XX sino del repertorio", hace que el Teatro Real "tenga normalidad". En su opinión, el público de Madrid está "absolutamente maduro" para las óperas del siglo XX, como ha demostrado con el 'Faust-bal' de Leonardo Balada y Fernando Arrabal acogido "de manera muy abierta, con respeto y bien", indicó. Que otros títulos o autores más clásicos, como Mozart, no estén la próxima temporada "no quiere decir absolutamente nada", declaró recordando que Mozart estuvo en la programación del año pasado y estará en la del 2010-11. "Este año Mozart no estará porque hay dos óperas de sus contemporáneos (Martín y Soler y Haydn). El clasicismo queda cubierto con ellos", señaló. En opinión de Moral, la programación de la próxima temporada 2009-10 es "exigente" y está pensada "para acercar la ópera en sus distintas versiones así como las distintas actividades del teatro al gran público teniendo en cuenta no sólo aquel que demanda los títulos más populares sino al que le interesa descubrir nuevas cosas". "Un teatro de ópera debe ser además un lugar de encuentro y reflexión y la programación debe ayudar a pensar, a bucear por distintos meandros del río, dar visión amplia y novedosa", insistió. PROYECTO "SERIO" El director artístico del coliseo madrileño resaltó como una de las características de su etapa "la defensa y creación del proyecto pedagógico, con una sede abierta en la Universidad Carlos III de Leganés, donde se hace un proyecto serio e interesante". Además, hizo hincapié en la "apertura y el equilibrio de los repertorios", ofreciendo aquellos que hasta ahora estaban poco transitados (como 'Katia Kabanová' y 'The Rake's Progress'). "Hemos equilibrado el barroco (completamente desparecido) con el siglo XIX y con el XX y XXI. El nivel de ocupación ha estado por encima del 95 por ciento en los tres últimos años", recordó. Tener los mejores artistas (directores de escena, directores musicales y cantantes) ha sido otra de las obsesiones de Moral que destacó la presencia en el Real de Claudio Abbado, William Christie o Paul McCreesh, Luc Bondy, Robert Lepage, Robert Carsen así como las voces de Marcelo Álvarez, Juan Diego Flórez, Plácido Domingo, Cecilia Bartoli, Inva Mula, Angela Gheorghiu, Renée Fleming, Edita Gruberova, José Bros o María Bayo. La programación de ballet es también para Antonio Moral "la más ambiciosa", propuesta hasta ahora. "Cuando llegué todo el mundo se quejaba sobre este asunto. Hemos conseguido estabilizar un abono de ballet. Este año habrá cinco espectáculos distintos, 20 funciones y la presencia del Bolshoi, la única gran compañía que no había bailado en las tablas del Real y uno de los grandes acontecimientos de la temporada", sentenció.