CATALUNYA.-El Cercle Artístic de Sant Lluc se muda al Palau Mercader de Barcelona y se abre a la ciudad

BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS) El Cercle Artístic de Sant Lluc inauguró hoy su nueva sede, ubicada en el Palau Mercader de Barcelona, tras tres años de intensas obras para condicionar este edificio del siglo XVI. El cambio de recinto se acompaña de un cambio de espíritu, ya que si antaño se tildó a sus socios de "conservadores", a partir de ahora se "rompe la endogamia" y se abre a las escuelas de diseño y arquitectura de la ciudad --con las que están cerrando convenios-- y a la ciudadanía en general, explicó hoy su presidente, Claret Serrahima. Las obras han costado tres millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento aportó 1,2, la Generalitat 1,4 --aunque un millón salió de las arcas de la Obra Social de Caixa Catalunya-- y el Cercle Artístic de Sant Lluc colaboró con 400.000 euros, explicó a Europa Press el delegado de Cultura del Ayuntamiento, Jordi Martí. "La historia de las artes plásticas de Catalunya está escrita por el Cercle Artístic de Sant Lluc", ya que en sus 115 años ha dado cabida a artistas, grupos y entidades de éste ámbito, pero no sólo: el Teatre Experimental Català y la Agrupació Dramàtica de Barcelona, entre otros, se relacionaron estrechamente con el Cercle, indicó Serrahima. La cultura más progresista del país también estuvo vinculada a la entidad: "Els Joglars salieron de Sant Lluc", recalcó el presidente de la entidad. Actualmente tiene 900 socios, pero con el cambio de sede se conseguirá ascender hasta los 1.100 o 1.200, confió Serrahima. Entre los socios más destacados de la entidad se cuentan Joan y Josep Llimona, Alexandre de Riquer, Pau Gargallo, Eugeni d'Ors, Antoni Gaudí, Joan Miró y Josep Puig i Cadafalch. CERET ESTRENA LA SEDE La exposición inaugural de esta nueva sede es 'Ceret-Barcelona', una muestra "pequeña y escogida" del fondo artístico que posee el Museo de Arte Moderno de Ceret (Francia). La directora del museo, Josefina Matamoros, aseguró que han hecho una excepción porque las leyes internacionales establecen que las obras de un museo sólo se pueden prestar a otro museo, y el Cercle Artístic no lo es. "Pero dije que sí enseguida", puntualizó la directora. Junto a Matamoros se desplazó a Barcelona una amplia delegación de la región Languedoc-Rosellón, entre ellos el presidente del Consell General dels Pirineus Orientals y presidente del Museo de Arte moderno de Ceret, Christian Bourquin. Ente las autoridades catalanas presentes en el acto se contaron el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Carles Martí, y el presidente de la Generalitat, José Montilla, quien aseguró que esta sede supone una "puesta al día" del tejido urbano de Barcelona y un "compromiso" de acercar el arte a la ciudad. El Cercle Artístic se ubicó durante 40 años en la calle del Pi número 16, pero un cambio de la propiedad modificó las condiciones económicas y tuvieron que mudarse. Gracias a un litigio ganaron tres años de margen para buscar la financiación y acondicionar la nueva ubicación sin dejar la del Pi. Por el Palau Mercader el Ayuntamiento les cobra 500 euros anuales. El espacio ganado respecto a la antigua sede es destacable: el palacio tiene una superficie útil de 1.200 metros cuadrados repartidos en salas de muestras, un patio cubierto, una biblioteca un laboratorio y estudio fotográfico y varios talleres. Martí apuntó que en el edificio contiguo, llamado la Casa dels Entremesos, crearán un centro de cultura popular, aunque no precisó cuando.