Nina Stemme: "El interés de los políticos no se dirige hacia la ópera sino más bien hacia los concursos de Eurovisión"

La soprano sueca, que debuta mañana en el Teatro Real, afirma que "una carrera puedes crearla en diez años y estropearla en una noche"

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La soprano sueca Nina Stemme debuta mañana en el Teatro Real con un concierto dentro del ciclo Grandes Voces compuesto por un programa dedicado a Wagner y Strauss. La artista, conocida por ser una de las intérpretes dramáticas más interesantes del panorama actual, se mostró convencida hoy de que falta "interés político" por la cultura y afirmó incluso que los políticos no dirigen su mirada hacia la ópera "sino más bien hacia los concursos de Eurovisión".

En su propio país, Suecia, Stemme dijo que no existe "una buena gestión cultural" y que, de hecho, ni siquiera los periódicos dedican espacio a la ópera o a la cultura en general. "El marketing es importante para dar a conocer este género y los medios de comunicación deben estar implicados en esta tarea", declaró.

En este sentido confesó sentirse "más mimada y querida" como artista fuera de Suecia. "En España me siento como en casa", declaró recordando que estuvo aquí hace once años para participar en un concierto radiofónico. "Tengo un público honesto y maravilloso pero relativamente pequeño. Y esto me va bien porque puedo ser yo misma", afirmó.

Stemme estará acompañada en esta ocasión en su visita al coliseo madrileño por la Orquesta Sinfónica de Madrid dirigida por Jesús López Cobos que servirá de preludio a su intervención, la próxima temporada en el papel titular de la ópera 'Salomé'. La artista interpretará las cuatro últimas canciones de Richard Strauss ("muy difíciles técnicamente", dijo) y la inmolación de Brünnhilde de 'El ocaso de los dioses' de Wagner, un personaje que debutará dentro de dos temporadas en La Scala de Milán junto a Daniel Barenboim.

Por su parte, López Cobos completará este programa con la interpretación de la suite orquestal de 'El caballero de la rosa' de Strauss y Preludio y Encantamiento del Viernes Santo de 'Parsifal' de Wagner.

CARRERA MUY CUIDADA

La soprano, que siempre se ha caracterizado por haber cuidado en extremo su voz y haber sido muy selectiva con los papeles que interpreta, aseguró que "una carrera puedes crearla en diez años y estropearla en una noche".

Wagner y Strauss son los dos compositores a los que ha dedicado mayoritariamente sus esfuerzos desde que ganara en 1993 los concursos Operalia y Cantantes del Mundo de Cardiff. "Verdi es el alma de la ópera, Wagner va más allá, trata las relaciones humanas, me encantan y son un reto importante", afirmó.

Sobre su relación con los directores de escena, Stemme confesó que naturalmente "hay límites" pero que lo que desea en escena es sentirse "libre" y conseguir que el público no se entere de esos límites.

Asimismo, respecto a la actualización de las puestas en escena, la soprano sueca opinó que no tiene nada en contra si bien considera que "debe hacer un motivo detrás" para hacer esa actualización. Al hilo de esto, se refirió a la puesta en escena de 'Salomé', que Robert Carsen dirigirá en Madrid la próxima temporada, de quien elogió su inteligencia, lo que le permite "confiar" en él.

Su preparación del personaje de Salomé le ha llevado a leer numerosos textos sobre ella y especialmente dijo estar interesada por la visión que otras mujeres tienen de este "personaje fascinante", admitió.

Finalmente, en cuanto a la incidencia de la crisis mundial en los cachés de los artistas, Nina Stemme, dijo haber sido testigo de "algunos signos". "Es una situación terrible que está afectando mucho a la cultura y habrá que ver qué pasa en el futuro. Nuestros contratos ya están firmados pero debemos ir paso a paso", dijo señalando que en los Estados Unidos la situación es "aún peor" porque allí existe mucho patrocinio privado.