Fallece la cantaora Pepa de Utrera

UTRERA (SEVILLA), 4 (EUROPA PRESS)

La cantaora sevillana Josefa Loreto Peña, conocida como Pepa de Utrera, falleció en la tarde del domingo a la edad de 83 años en su localidad natal tras una larga enfermedad, según informaron a Europa Press fuentes del Ayuntamiento utrerano.

La artista, que sufría de Alzheimer, fue enterrada hoy a las 16,30 horas en la Parroquia de Santiago el Mayor del municipio sevillano. Josefa Loreto Peña fue nieta del mítico 'Pinini', fundador de una prolífica dinastía flamenca enraizada en la comarca de Utrera, Lebrija y Jerez e hija de un bailaor jerezano, José Loreto Reyes 'El Feongo' y María Peña Vargas.

Nacida el 1 de mayo de 1926, se inició en el cante siendo una chiquilla en reuniones y fiestas familiares, hasta que a mediados de los años 50 debuta como cantaora en el famoso tablao 'Cortijo del Guajiro' de Sevilla, siendo también exitosas sus actuaciones en la Venta de Antequera.

Tras un breve paso por salas de Madrid y Barcelona, interviene en el espectáculo "Salero de España" de doña Concha Piquer, en el que hacen su presentación como bailaoras sus hermanas Inés y Juana. En 1959 es galardonada en el II Concurso Nacional de Cante Jondo de Córdoba en la modalidad de tientos y bulerías, compartiendo el segundo premio con La Perla de Cádiz, genial artista muy afín a su estilo.

Durante la década de los 60, como tantos artistas flamencos de la época, se traslada a Madrid y su nombre se anuncia en los más prestigiosos tablaos de la capital de España: Zambra, Corral de la Morería, Los Canasteros, Las Brujas, Villa Rosa y, por fin, Torres Bermejas. En esta señorial sala de fiesta echa raíces, convirtiéndose en una auténtica embajadora del cante de Utrera y en una artista querida, respetada y admirada por todos sus compañeros de profesión.

Después llegó una etapa de idas y venidas a Madrid, allá por los años 70, que alternó con su participación en los principales festivales andaluces y largos contratos en la Taberna Gitana de Málaga o en el gaditano tablao de la 'Cueva del Pájaro Azul', en donde, además de afianzar su condición de cantaora, ejerció de "maestra" y "tutora" de muchos artistas que hoy son indiscutibles figuras del flamenco.

Pese a su indiscutible condición de cantaora clásica, muchos consideran a Pepa de Utrera como una de las pioneras de la rumba flamenca, siendo sus mayores éxitos las versiones que hizo de las canciones 'Viajera', de los maestros Morcillo y García del Val, y del famoso "Soy rebelde" de Jeanette.

También actúa con éxito en varias ediciones de la Bienal de Arte Flamenco de Sevilla, en la Expo 92 o en el Festival de Arte Flamenco de Mont de Marsan. En el Potaje Gitano de Utrera, su escenario preferido, derramó su arte durante cuarenta años.

En septiembre de 1987 fue galardonada con el Mostachón de Plata en su pueblo natal, un pueblo cuyo nombre siempre ha llevado unido al suyo por los escenarios de España y el mundo (Israel, Francia*), y del que ya no quiere salir para estar junto a su familia.

Aquí, en su Utrera, se le tributa en octubre de 1987 un cálido y emotivo homenaje por la Peña Flamenca 'Curro de Utrera' en la III edición del Festival del Mostachón, y en mayo del 2001, cuando ya la enfermedad hace mella en ella, su familia, sus amigos artistas y su público le regalan una noche inolvidable que además sirvió para ayudarle económicamente en su retiro.

El cante de Pepa ha sido glosado por escritores y poetas como los flamencólogos Ricardo Molina y Anselmo González Climent, Salvador de Quinta o el ilustre poeta brasileño Joao Cabral de Melo, una de las figuras más representativas de la cultura y la literatura iberoamericana del siglo XX.