El drama de la inmigración centra un festival de cine en Londres

  • Londres, 20 mar (EFE).- La historia del viaje de un inmigrante hasta llegar a París contada por el director franco-griego Costa Gavras centra este año el Festival Internacional de Cine organizado por Human Rights Watch en Londres.

El drama de la inmigración centra un festival de cine en Londres

El drama de la inmigración centra un festival de cine en Londres

Londres, 20 mar (EFE).- La historia del viaje de un inmigrante hasta llegar a París contada por el director franco-griego Costa Gavras centra este año el Festival Internacional de Cine organizado por Human Rights Watch en Londres.

Este ciclo cinematográfico, que celebra desde anoche su decimotercera edición anual, se prolongará hasta el próximo 27 de marzo y en él se proyectarán casi una veintena de películas, todas ellas relacionadas con los derechos humanos.

"Edén al oeste" narra la historia de Elias -encarnado por el italiano Riccardo Camarcio-, un joven "sin papeles" que intenta entrar en la Unión Europea y llegar hasta París para encontrar trabajo, en cuyo camino contará con la ayuda de algunos y la indiferencia o incluso el desprecio de otros.

En un retrato no exento de humor y sarcasmo, Costa Gavras retrata un viaje en donde se refleja la injusticia que se produce al perseguir y sancionar la entrada de otras personas en otro país, aunque "con menos drama que en otras películas que ya han tratado el tema", según sus propias palabras.

Una de las características de la película es que entre quienes ayudan al protagonista hay personas de diferentes capas sociales, al igual que entre quienes le perjudican.

"Personas buenas hay en todas las clases", explicó anoche Costas Gavras al término de la proyección.

El cineasta también subrayó que el mensaje que intenta trasladar con su película es que "la gente puede ayudar, no hace falta arreglar todos los problemas, pero mejorar la vida de estas personas depende de todos y no sólo de los gobiernos".

Este festival -que también se ha celebrado en Toronto y San Francisco y lo hará en junio en Nueva York- nace con la misión de dar a conocer a través del cine agresiones a los derechos humanos cometidas en cualquier lugar del mundo.

El lugar escogido es la sala Ritzy del barrio de Brixton, en el sur de Londres, zona de la ciudad donde se registraron disturbios de carácter racial en la década de los ochenta.

Entre las proyecciones previstas para esta edición se cuentan historias como la de Khaled, un taxista que se encuentra de improviso al cuidado de un bebé al que abandona en su vehículo una mujer cubierta con un "burka", argumento central del film "Kabuli kid".

Otras películas, sin embargo, se basan en hechos reales, como "Firaaq", donde se relata lo ocurrido en Gujurat (India) en el año 2002, cuando numerosos musulmanes murieron a consecuencia de los disturbios violentos registrados entre éstos y los hindúes.