La soledad en el cine latinoamericano, a concurso en la Mostra de Lleida

  • Lleida, 30 mar (EFE).- La soledad en diferentes formas y tanto en ficción como en documental, ha sido el tema dominante de las películas de la jornada de hoy en la 15ª Mostra de Cinema Llatinoamericá de Catalunya, en la que domina la presencia argentina, mexicana y chilena.

La soledad en el cine latinoamericano, a concurso en la Mostra de Lleida

La soledad en el cine latinoamericano, a concurso en la Mostra de Lleida

Lleida, 30 mar (EFE).- La soledad en diferentes formas y tanto en ficción como en documental, ha sido el tema dominante de las películas de la jornada de hoy en la 15ª Mostra de Cinema Llatinoamericá de Catalunya, en la que domina la presencia argentina, mexicana y chilena.

"Parque Vía", la ópera prima del mexicano (aunque nacido en España), Enrique Rivero, que ganó una mención en la sección "Horizontes" del último Festival de cine de San Sebastián, fue uno de los platos fuertes de hoy en la Mostra, que se celebra en Lleida.

Una película que narra la soledad y la rutina en la que vive Beto, un hombre de 69 años cuyo trabajo es cuidar una mansión en venta desde hace años y con un limitado contacto con el exterior.

Una historia narrada con ritmo a pesar de su escasa acción y en la que la casa se convierte en uno de los personajes principales de la película, que fue bien recibida por el público de Lleida, donde compite, junto a otros 12 largometrajes, en la sección oficial.

De una soledad diferente trata la chilena "Tony Manero", de Pablo Larraín, la historia de Raúl Peralta, un hombre de 50 años que vive en la época de la dictadura de Augusto Pinochet y cuya única obsesión es parecerse al personaje que interpretó John Travolta en "Saturday night fever".

Un personaje que se hace verdaderamente desagradable por su falta de escrúpulos y por la realista puesta en escena del director, que no juzga lo que el protagonista hace para conseguir su sueño sino que se limita a mostrar su bajeza moral.

Terrible historia de la soledad en la que se encuentra Raúl Peralta, que no hace ningún esfuerzo por salir de ella, y que también está en la sección oficial de Lleida.

Y en el apartado competitivo de documentales, Argentina tuvo hoy una doble presencia, con "Parador Retiro", de Jorge Leandro Colás, y "Corazón de fábrica", de Virna Molina y Ernesto Ardito.

"Parador retiro" es una interesante propuesta sobre la vida de un grupo de hombres (más de un centenar) sin techo, que cada día acuden a una especie de refugio instalado en una vieja nave con tejado de chapa.

Aunque el planteamiento y el comienzo son atractivos, el filme se hace repetitivo por la falta de profundidad en la historia de las personas que protagonizan el documental y de cuyas soledades apenas quedan apuntadas las razones.

Totalmente diferente es "Corazón de fábrica", un documental que narra la lucha de un grupo de obreros contra los patronos para intentar frenar las muertes por accidente que se producen en la fábrica en la que trabajan.

La energía de esos obreros es la que mantiene el ritmo de una historia a la que sobra metraje (129 minutos).

La Mostra rindió además hoy un homenaje a la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, que desde hace 20 años imparte clases de imagen y sonido a alumnos de toda América Latina y que se ha convertido en el centro docente más grande del mundo en esa especialidad.

El centro audiovisual cuenta con más de 3.000 alumnos y 300 profesores (un tercio de los cuales ni siquiera cobra un salario), que cada año producen unos 2.000 trabajos.

Una pequeña parte de los cuales se pudieron ver hoy en Lérida, una muestra representativa de la variedad de tipos de cine que salen de la escuela, desde dibujos animados a trabajos experimentales como "El tiempo a los ojos", un interesante corto sin palabras, rodado con música y sonido ambiente y en el que se suceden imágenes de caras, pies, niños y gente, sin orden ni concierto pero con ritmo.

O "La prueba", el primer cortometraje del cineasta Diego Lerman, una historia en blanco y negro de encuentros casuales y deseos, basado en un relato de César Aira, que desarrolló posteriormente en su premiada ópera prima, "Tan de repente" (2002).

Unos trabajos que muestran la cantera del cine argentino y que demuestran el auge de sus filmes en los últimos años.