Leonardo Sbaraglia está sorprendido de que los argentinos lo recuerden tras 10 años en España

  • Buenos Aires, 18 abr (EFE).- Poco más de un año después de regresar a su Buenos Aires natal, al actor argentino Leonardo Sbaraglia le "llama la atención" que la gente lo salude mientras camina por la calle, algo que no le ocurrió durante la década que pasó en España.

Leonardo Sbaraglia está sorprendido de que los argentinos lo recuerden tras 10 años en España

Leonardo Sbaraglia está sorprendido de que los argentinos lo recuerden tras 10 años en España

Buenos Aires, 18 abr (EFE).- Poco más de un año después de regresar a su Buenos Aires natal, al actor argentino Leonardo Sbaraglia le "llama la atención" que la gente lo salude mientras camina por la calle, algo que no le ocurrió durante la década que pasó en España.

"En España no me pasaba, siempre fui un extranjero. Acá la gente siente que me vio crecer, es como si fuera un primo", manifestó en una entrevista publicada hoy por el diario bonaerense Clarín.

Después de pasar diez años trabajando en España, Sbaraglia retornó a Argentina y desde entonces no ha dejado de recibir propuestas laborales, lo que le ha llevado a pensar en volver a establecerse en Buenos Aires.

Actualmente está filmando "Las viudas de los jueves", la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Claudia Piñeiro, que se ha convertido en un best seller en Argentina, y grabó el piloto de una comedia basada en la exitosa película "Nueve Reinas".

Además, encarna a un asesino serial en la segunda temporada de la serie "Epitafios", protagonizada por Julio Chávez y Cecilia Roth, que se estrena este domingo por la señal de televisión HBO para toda América Latina.

"Fue una experiencia hermosa, por muchos motivos. El personaje es un esquizofrénico que cuando se mira al espejo es como si viera a otro. Oye voces que le dan órdenes, lo torturan, le piden cosas inhumanas... es un ser absolutamente despiadado", contó el actor.

Sbaraglia recordó que cuando se fue a España, quizás porque no le conocían, se tomó "la libertad interna" de interpretar personajes que en Argentina nunca le hubieran ofrecido, "como un guardia de cárcel franquista, un nazi o un galán atormentado".

"Yo de Argentina nunca me fui del todo, siempre estuve volviendo. Lo que me llama la atención es que la gente todavía se acuerde de mí. Que me paren por la calle, me saluden. Estoy muy contento de haber vuelto, siento que inevitablemente comprendo mucho mejor esta cultura que la española", añadió.

Si bien evitó confirmar si ya tiene decidido permanecer en su país, dijo que le gusta de Argentina "la capacidad de ir encontrando cosas sobre la marcha" y que "incluso, al haber menos recursos, aparecen cuestiones más espontáneas, de improvisación, y todo se termina apoyando más en la verdad del actor".