Marruecos apuesta por el cine y la imagen en un Sur del país que aún se esconde de las cámaras

El Encuentro Internacional de Cine que este año se celebra en Dakhla tiene el objetivo "social" de favorecer el flujo cultura en las provincias del Sur de Marruecos

DAJHLA (MARRUECOS), 6 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Ignacio Afonso)

Marruecos ha dado el pistoletazo de salida al Festival Internacional de cine de Dakhla que este año estará doblemente conectado con Canarias gracias no sólo a que hoy se proyectará una película de las islas sino también por el homenaje a la actriz canaria Isabel Prinz, quien recibió anoche el cariño de toda la ciudad durante la ceremonia oficial de inauguración. El país árabe apuesta por segundo año consecutivo por el séptimo arte, además de por la comunicación y la imagen --hasta 40 periodistas, entre canarios y marroquís dan cuenta de la cita--, en un Sur del país que todavía se esconde casi de manera instantánea de cámaras de fotos y 'flashes'.

Uno de los organizadores y también periodista de la radio pública en El Aaiun, Hammana Maalainine, explicó a Europa Press que la tendencia de los saharahuis y habitantes de las provincias del Sur --sobre todo las mujeres pero también los varones-- a esconderse o tapar su rostro cuando alguno de los periodistas gráficos desenfunda la cámara de video o la de fotos es algo que "tiende a desaparecer". Pero aún ocurre casi como norma general en una tierra donde, eso sí, es ya habitual ver mujeres con el rostro totalmente descubierto y con estética 'occidental' entre las chicas más jóvenes.

Dos de las principales ciudades de la zona, El Aaiun y Dakhla (la antigua colonia española de Villa Cisneros), dejan de hacer y se giran al paso del convoy de periodistas que cubrimos el festival. El Aaiun un lunes a las 07.30 horas de la mañana es un pequeño trasiego de camiones cargados, muchos con agua y otros con bombonas de gas butano teñidas de amarillo y verde. Coches, muchas motos, algunas bicicletas y los niños y niñas que acuden a la escuela completan una estampa que se va cerrando de manera progresiva con la apertura de los comercios.

Más al Sur, en la región de Oued Eddahab-Lagouira y en frontera con Mauritania, está Dakhla, una villa de 40.000 habitantes que este año celebra un festival de cine que tiene fundamentalmente un objetivo "social", el de permitir que la zona disfrute del cine en una ciudad con "apenas salas", como reconoció el propio director del festival, Zineelabbiddine Charafddine.

"El objetivo del Encuentro de Cine es favorecer el intercambio cultural en las provincias del Sur y el ofrecer a los ciudadanos la posibilidad de disfrutar de estas películas", explicó Charafddine, quien destacó también los coloquios que se desarrollarán en torno al Festival y que este año girarán sobre la relación del cine con el paisaje sureño; o entre éste y la infancia.

CONEXIÓN CANARIA

Dakhla proyecta hoy la película canaria 'El vuelo del Guirre', de los directores Teodoro y Santiago Rios, que protagoniza Isabel Prinz. La película narra la historia de una inmigrante venezolano que vuelve a Canarias y este año ha sido la puerta de enlace entre el archipiélago canario y Marruecos en una apuesta por el mercado español que se tradujo anoche en una gala la mitad en árabe y la otra mitad en español. Además, estuvo también en Dakhla el director del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, Claudio Utrera, quien destacó la importancia de apoyar a festivales que como éste dan sus primeros pasos.

Mas de 1.000 personas rodearon anoche las carpas y haimas que dieron cabida a la inauguración e un despliege de alfombra roja y cámaras que precedió a la proyección de las tres primeras películas de festival en una pantalla gigante en la plaza Hassan II. Para el próximo año, la organización ya ha avanzado que el festival seguirá y que volverá a Al Aaiun --donde se celebró por primera vez-- manteniendo la misma linea de sus primeras dos ediciones.

UNA ESCUELA Y MÁS CULTURA DE CINE

El director y máximo responsable de la selección de las películas destacó que el Sur de Marruecos es un gran plató donde "se pueden grabar las mejores películas", aunque reconoció la necesidad de crear escuelas de formación y cultura del cine. Sin apenas salas, uno de los principales objetivos de la organización es llegar a acuerdos que permitan crear la primera escuela para "formar a los cineastas del mañana".

Este año, la polémica ha girado en torno al supuesto contenido inapropiado de dos películas sobre las que un periodista local llegó a plantear el por qué de su no prohibición en la muestra. "Que el público decida", le replicó Charafddine. "Quien quiera que las vea y quien no quiera que no las vea. Cada uno tiene capacidad para elegir, pero las películas que están han sido seleccionadas para que la gente pueda disfrutar de las mejores", sentenció.

El festival seguirá con la proyección de un total de 23 películas hasta el viernes, de las que quince son marroquís y nueve extranjeras. Además del 'film' canario, Dakhla podrá ver la coproducción francolibanesa 'Falling from earth' o la rumana 'Change', además de otras producciones filipinas, suiza/alemana, y de Túnez, Siria o Egipto.

Esta muestra coincide con la sexta edición del FiSahara, el festival de cine que se celebra también en Dajla del 5 al 10 de mayo dirigida desde los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) y que aboga por un Estado del Sahara independiente.