Cada edad tiene sus libros


istock_000002013115small

istock_000002013115small

Etiquetas

Un libro leído a destiempo durante la infancia puede truncar toda una vida como lector. Los expertos afirman que, si bien la niñez y la primera juventud son los mejores momentos para descubrir el placer de la lectura y coger el hábito, es fundamental leer obras adecuadas a cada edad y aumentar la complejidad de los textos de forma progresiva. Un error en la elección puede llevar al abandono precoz por frustración o aburrimiento. "Leer lo que no corresponde a cada edad puede ser contraproducente", ya que los textos corren el peligro de resultar "demasiado simples o muy complicados", explica el escritor Agustín Fernández Paz, Premio Nacional de Literatura Infantil 2008.

"La lectura, a diferencia de otras capacidades, es un placer difícil y exigente, un camino largo con diferentes etapas que recorrer, una carrera de fondo, una conquista paulatina", asegura el autor de Cartas de invierno y de Amor de los quince años, Marilyn, entre otras obras juveniles.

En este avance escalonado y placentero hacia la madurez lectora cobran especial importancia los llamados "mediadores", que son los padres, maestros, libreros o bibliotecarios que guían al niño en sus lecturas y cuidan que se acerque a obras correctas para su edad o nivel de desarrollo cognitivo, pero también cercanas a sus gustos e intereses. "Lo más importante es que estén bien asesorados en lo que leen y que los textos sean cada vez más complejos, de lo contrario puede que no sigan leyendo", advierte Marta Balmaseda, de la librería especializada La Mar de Letras, de Madrid, Premio Nacional Librero Cultural 2007.

Balmaseda coincide con el escritor en el perjuicio que puede causar a un niño o joven que empieza a leer dar con un libro inapropiado. Además de tener en cuenta las necesidades y capacidades propias de cada edad, la librera asegura que uno de los secretos para formar un buen lector es encontrar el que los expertos denominan "libro llave". Se trata, según revela, de esa obra "un poco mágica que le abre al niño o al joven la puerta al placer de la lectura y hace que ya nunca más pueda apartarse de los libros".

Otra de las claves es que los adultos cercanos al pequeño persistan en su rol de promotores de la lectura y sean constantes a la hora de ejercer de cuentacuentos. "Muchos padres dejan de hacerlo cuando sus hijos aprenden a leer, pero no hay que olvidar que se trata de dos niveles de lectura diferentes y complementarios. A los niños al principio les cuesta unir las letras, con lo cual lo que les divierte los cansa por su dificultad y lo que les resulta fácil les aburre por su simpleza", indica Balmaseda.

Fernández Paz añade que "para que los más pequeños adquieran el gusto por la lectura sin duda debe haber una mezcla de seducción, en la que la mejor vía es el contagio del placer que provocan los libros, pero también cierta exigencia, especialmente en el ámbito educativo y familiar".

Cómo escoger el libro adecuado

La temática del libro, su diseño visual y el estilo narrativo son las principales variables a tener en cuenta a la hora de elegir el libro adecuado para cada edad. Los textos para bebés y niños pequeños dan especial importancia al sentido del tacto y de la vista, para lo que suelen utilizar texturas diversas, muchos dibujos y amplio colorido. Con el paso de los años las palabras y la historia que se cuenta van adquiriendo cada vez más importancia.

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha elaborado una guía de lectura en la que ofrece una serie de pautas para escoger un libro infantil, a lo que la librería La Mar de Letras añade recomendaciones de títulos y autores:

Antes de los 6 años:

- La ilustración debe ser predominante, aunque no necesariamente exclusiva. - Elegir libros de imágenes, narraciones con animales humanizados, fábulas y cuentos de hadas sencillos, historias del entorno familiar, folclore infantil, retahílas, rondas y canciones. - De 0 a 3 años:Historias de ratones, La pequeña oruga glotona, La colección de la cuna a la luna. - De 3 a 6 años:El grúfalo, La aventura formidable del hombrecillo indomable.

Entre los 6 y los 8-9 años:

- Es el momento de iniciar la biblioteca personal y animar a los niños en la selección y a que expresen sus gustos. - Escoger libros de imágenes, poemas y canciones, libros informativos o que respondan a sus preguntas, cuentos maravillosos y tradicionales, historias humorísticas y con animales humanizados y narraciones reales o ficticias no muy complejas. - Títulos:El señor Bello y el elixir azul, La familia Mumin.

Entre los 8-9 años y los 12-13:

- Hay que encontrar momentos para la lectura al margen de las tareas escolares y comentar con ellos sus experiencias en este sentido. - Apostar por libros de aventuras, cuentos fantásticos, narraciones mitológicas, relatos humorísticos, historias de la vida real, obras informativas y de ciencia. - Títulos:Ronja, la hija del bandolero, Los escarabajos vuelan al atardecer.

A partir de los 12-13 años:

- Los niños ya tienen más claro lo que les gusta y hay que apoyarlos en sus elecciones. - Optar por novelas realistas y que reflejen los problemas del entorno social, narraciones de suspense, aventuras y ciencia ficción, clásicos de la literatura infantil, obras informativas, revistas y prensa diaria. - Títulos:La saga de Harry Potter, El mecanoscrito del segundo origen, Qué blanca más bonita soy.