Eduardo Mendoza: "La narración pone en orden la realidad y da respuestas"

  • Madrid, 14 abr (EFE).- El escritor Eduardo Mendoza ha reivindicado hoy el papel de la narración en la vida, ya que, a su juicio, ordena la realidad al crear un relato que proporciona respuestas prácticas a nuestras vivencias.

Eduardo Mendoza: "La narración pone en orden la realidad y da respuestas"

Eduardo Mendoza: "La narración pone en orden la realidad y da respuestas"

Madrid, 14 abr (EFE).- El escritor Eduardo Mendoza ha reivindicado hoy el papel de la narración en la vida, ya que, a su juicio, ordena la realidad al crear un relato que proporciona respuestas prácticas a nuestras vivencias.

Mendoza se ha pronunciado así en la conferencia 'Teoría general de la novela: balance trimestral', celebrada hoy en la Fundación Juan March de Madrid, en la que el escritor ha mostrado su visión particular sobre la crisis de la narrativa actual.

El escritor catalán ha remitido a San Agustín para demostrar su teoría, ya que el filósofo medieval dijo que la vida sería una sucesión de anécdotas triviales si no fuera porque la memoria les da continuidad y crea el relato.

Por ello, para Mendoza es "un error" la actitud de aquellos lectores que sólo leen los libros que les entretienen, puesto que se pierden novelas de mayor calidad que contribuyen a crear un imaginario propio, lo que es, según el escritor, "una necesidad vital como el comer y no algo trivial como entretenerse".

Este predominio del gusto del público por lo entretenido explica, según el autor de 'La verdad sobre el caso Savolta', la proliferación en las listas de best-sellers de "historias sobre nazis, relatos esotéricos inverosímiles, confesiones lacrimógenas y tonterías sobre la Guerra Civil española".

"Tenemos que construir nuestro propio relato e intentar que todo lo que nos rodea forme parte de la misma novela porque si no, no nos entenderíamos y se producen fenómenos como el choque de civilizaciones", ha subrayado Eduardo Mendoza.

La crisis de la narración actual se demuestra también, según Mendoza, por la escasa relevancia que se le da a la literatura en las escuelas, donde "ya no es una asignatura al nivel de las matemáticas, sino algo entretenido, que pertenece a la cultura general".

En el otro extremo de esta situación, Mendoza sitúa a la Universidad, que trata la literatura como una construcción formal que se "radiografía" para convertir en ciencia algo que no lo es, una novela.

Otro fenómeno sobre el que ha alertado Mendoza es la desaparición de la poesía, con lo que se pierde la capacidad del lenguaje de evocar imágenes y la literatura se reduce a una mera sucesión de palabras.

El propio gremio de los escritores tampoco se ha librado de las críticas de Mendoza, quien ha definido a la profesión, incluyéndose él mismo, como un "grupo de catetos sin conocimientos sólidos sobre nada".

Para Mendoza, la deriva actual de la literatura hace que ya no se pueda hablar de narrativa porque los escritores disimulan su ignorancia con "trucos de charlatanes".

Ante esta situación de crisis, Eduardo Mendoza ha reclamado una refundación de la narrativa, que aúne las virtudes de calidad y utilidad para el público y se sirva de las nuevas formas de difusión, como las nuevas tecnologías y el libro electrónico.