Etxebarría prolonga su relación de amor-odio con su primera novela

  • Madrid, 15 abr (EFE).- A pesar de que Lucía Etxebarría sigue sin entender, doce años después, el éxito internacional de su primera novela, "Amor, curiosidad, prozac y dudas", MR (Planeta) ha decidido publicar una edición conmemorativa del libro que la dio a conocer como autora y sin el cual ella no sería lo que es hoy día.

Etxebarría prolonga su relación de amor-odio con su primera novela

Etxebarría prolonga su relación de amor-odio con su primera novela

Madrid, 15 abr (EFE).- A pesar de que Lucía Etxebarría sigue sin entender, doce años después, el éxito internacional de su primera novela, "Amor, curiosidad, prozac y dudas", MR (Planeta) ha decidido publicar una edición conmemorativa del libro que la dio a conocer como autora y sin el cual ella no sería lo que es hoy día.

Aunque Etxebarría reconoce que los derechos de autor que recibe mensualmente por la publicación en más de veinte países de su primera novela suponen para ella "mi sueldo Nescafé" de por vida, es clara al admitir que le tiene "bastante manía", porque todavía cada vez que viaja fuera de España le preguntan por detalles del mismo "de los que no me acuerdo", algo que encuentra "muy cansado".

Entre las explicaciones que la escritora de "Beatriz y los cuerpos celestes" encuentra en la aceptación en España y fuera de nuestras fronteras de su primera novela cita la parte de la trama más familiar y sus características de novela feminista, "de abandono" y en busca de una identidad.

Además, sus breves episodios "sexuales" también han llamado mucho la atención, según su autora, quien en el prólogo que ha escrito para la nueva edición señala que desde que lo escribió, con veintiocho años, a las fechas actuales, con cuarenta y dos, su literatura ha evolucionado mucho, por lo que "ahora la escribiría de una manera completamente diferente".

Aún así, asegura que no reniega en absoluto del mismo, aunque sí defiende su derecho a estar "cansada" de que siempre le pregunten por sus inicios como escritora, y recuerda que, desde entonces, "he hecho muchas más cosas".

Para Etxebarría, la supuesta "frescura" que se le atribuye a su primera novela radica en que nació "para no ser publicada", ya que sólo pretendía salir de su aburrido trabajo en las oficinas de una multinacional y divertir a sus compañeros con "pequeños cuentos".

También en el prólogo de la edición conmemorativa Lucía Etxebarría admite que aún recibe cartas de diversos rincones del mundo escritas por mujeres que se han visto reflejadas en las historias que contaba en su primera obra, que habla "del vacío, de la tristeza, de la alienación, de la amargura, del saberse plato de segunda mesa, material de desecho".

Aunque, en su opinión, se trataba de una novela anticomercial pro excelencia, "sigue reeditándose sin parar" desde hace doce años en veinticinco países, quizás porque habla de los estereotipos femeninos "que nos ofrecen los medios", entre los cuales cita el mito del Príncipe Azul "que nos vendieron a todas y que luego nunca apareció".

Entre sus próximos proyectos cita una novela negra con la que -dice- se está "dejando querer" por varios editores para ver quien la publica, a la que Etxebarría considera "mi trabajo más ambicioso", así como la recuperación de una obra de teatro que dejó abandonada hace tiempo y que ahora pretende retomar.

La directora editorial de MR, Carmen Fernández de Blas, recordó que "Amor, curiosidad, prozac y dudas" fue el libro "revelación" de Lucía Etxebarría, porque hasta ese momento "no la conocía nadie", y recordó que fue superventas durante mucho tiempo.

Justificó su recuperación, doce años después, porque en 1997 fue publicado por Plaza & Janés y ahora MR (Planeta) quería tenerlo entre sus publicaciones, y por su dificultad a la hora de encontrarlo actualmente en las librerías, a no ser en edición de bolsillo.

La edición conmemorativa del libro incluye un diccionario actualizado de la novela, extractado por el editor de algunos de los post "más irreverentes" escritos por la propia Etxebarría en su blog.