Juan Madrid dice que "la novela negra visita el infierno en contra del discurso único "

  • León, 15 abr (EFE).- Con la creencia de que sólo existe lo que se cuenta, el escritor malagueño Juan Madrid define el género que le caracteriza, la novela negra, como una literatura social que permite una "visita a los infiernos para luchar contra el discurso único" que se ofrece en la superficie en la sociedad contemporánea.

Juan Madrid dice que "la novela negra visita el infierno en contra del discurso único "

Juan Madrid dice que "la novela negra visita el infierno en contra del discurso único "

León, 15 abr (EFE).- Con la creencia de que sólo existe lo que se cuenta, el escritor malagueño Juan Madrid define el género que le caracteriza, la novela negra, como una literatura social que permite una "visita a los infiernos para luchar contra el discurso único" que se ofrece en la superficie en la sociedad contemporánea.

El escritor que trabaja en una nueva novela que versará sobre el Golpe de Estado del 23-F, según ha adelantado en declaraciones a EFE, participa hoy en unas Jornadas de "Novela y Cine Negro en Europa", que se celebran en León desde hoy y hasta el 17 de abril, en las que intervendrá con una charla sobre "Nueva novela negra: una propuesta de mirada".

Con 47 novelas a sus espaldas y personajes como el inagotable Toni Romano ha denunciado los dramas de la sociedad, la corrupción la inmobiliaria y los medios de comunicación figuran como protagonistas en su larga lista de críticas, que culminan en su última obra, "Adiós princesa", acerca de la visión "endulcorada" de la boda de los Príncipes de Asturias.

La sección de sucesos durante su etapa de periodista en la Transición le ofreció la base y las claves para su trayectoria literaria, y le permitió convertir su palabra en una especie de "escalpelo de bisturí" que muestra las entrañas y entresijos de la sociedad.

Todo ello, a través de una narración que en muchas ocasiones carece de asesino, siendo el objeto de la obra "arrojar luz sobre mecanismos que convierten el sueño capitalista en una terrible pesadilla".

Así, sus historias persiguen relatar que el delincuente no es el único que comete delitos, sino que éste forma parte de la "indiosincracia de la sociedad".

Juan Madrid forma parte de una generación de escritores que comenzaron como periodistas durante la transición española, un oficio que abandonaron para aferrarse a la novela negra como instrumento para contar historias.

"La Transición fue el único momento en que gozamos del sueño de libertad de expresión", una etapa en la que se gestó el nuevo periodismo, dando lugar a la que "algunos reconocen como la generación del 68".

En su particular búsqueda de un vehículo para sus palabras encontró en este género literario los materiales para narrar "las historias que quería contar", y que arrancaron con "Un beso de amigo", novela con la que narró de la mano de Toni Romano una serie de "episodios nacionales o crónicas de la transición".

Al margen de esa citada generación protagonista del panorama literario actual, en cuanto a novela negra se refiere, las nuevos escritores mantiene esta perspectiva de denuncia social, con una constante que sobrevive al tiempo y a las motivaciones.

Las vivencias no son las mismas, las nuevas promesas nacieron en la Democracia, pero aún así les une un espíritu común de no permanecer impasibles o con los brazos cruzados ante el mundo que les rodea.

Son estos aspectos los que convierten la novela negra en la "más viva, más efervescente y la favorita por el público".

Juan Madrid cierra esta tarde la primera jornada de "Novela y cine negro en Europa", que continuará mañana en la Facultad de Filosofía y Letras, por la mañana, y en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), por la tarde, con la participación de profesores de las universidades de Oviedo y Valencia y la intervención del escritor Antonio Lozano.