Las "Novelas ejemplares" pasan en Uruguay del barroco al mundo del cómic

  • Álvaro Mellizo.

Álvaro Mellizo.

Montevideo, 18 ene.- Las "Novelas ejemplares" de Cervantes, las historias "de honestísimo entretenimiento" que el autor de "El Quijote" publicó en 1613, pasaron en Uruguay al mundo del cómic en un libro que adaptó y llevó estos clásicos de la España del siglo XVII al México fronterizo y al futuro postapocalíptico.

Los pícaros Rinconete y Cortadillo, los perros habladores Cipión y Berganza o la locura y sabiduría del Licenciado Vidriera, entre otros personajes inmortales "engendrados por el ingenio" de Cervantes, se adaptaron "sorprendentemente con vigencia" al mundo de la historieta gráfica 400 años después de su creación, confesó hoy a Efe Rodolfo Santullo, uno de los responsables de la iniciativa.

El libro, que apareció en las estanterías de las librerías a finales del año pasado, surgió por iniciativa del director del Centro Cultural de España en Buenos Aires, Ricardo Ramón, quien pidió al colectivo editorial Mojito, una asociación uruguayo-argentina de editores de cómic, que adaptara "y transformara" las novelas.

La idea era rescatar del olvido estos relatos, esenciales en el desarrollo de la literatura en castellano, y acercarlos al gran público.

"Están las doce novelas, adaptadas por 22 autores de cómic de Argentina, Brasil, España, Francia y Uruguay. Son 18 páginas por novela, y estas aparecen en el orden original de publicación. La única condición era que la adaptación fuera libre y con la idea de modernizar. Y hay hasta ciencia ficción, pero no cambió sustancialmente el contenido, solo la forma", explicó Santullo.

El resultado dejó a los participantes "entusiasmados" por las posibilidades para el cómic que ofrecían estos textos de Cervantes, que "están plagados de historias de telenovela, de encuentros y desencuentros", apuntó Santullo.

La libertad con la que los autores afrontaron la adaptación, "problemática solo por el lenguaje de hace 400 años", llevó a muchos a cambiar los escenarios y acentuar algunos aspectos de estas historias, pero sin tocar su esencia.

"A mí me tocó hacer 'La ilustre fregona', y cambié el escenario. Ya no es Toledo, sino la frontera entre México y los EE.UU. Y los protagonistas no son ricos, sino narcotraficantes. Y me parece que poder hacer eso con los clásicos habla de lo inmortales que son. Si uno puede contar lo mismo pero con otros códigos, el libro original está tan vigente como el primer día", indicó el editor.

Aún así, Santullo destacó las sorpresas que Cervantes deparó a los autores, quienes en muchos casos no habían leído las novelas antes de trabajar en su adaptación.

"Como editor, me tocó ver la adaptación de 'El coloquio de los perros'. Y yo pensaba, 'se pasaron, es muy exagerado que sólo hablen los perros'. Al final lo que yo pensé que era más exagerado era en cambio lo más original", reconoció.

Su satisfacción por esta iniciativa es tal que desde Mojito están pensando ahora adaptar "Los cuentos de Canterbury" al cómic.

"No hay que olvidarse que de 'El Quijote' hay hasta una versión 'manga'. Dentro del mundo de habla hispana, me gustaría hacer clásicos del Siglo de Oro, como Lope de Vega, y llevarlos a la historieta. Además, como son obras dramáticas, son más fáciles de adaptar", añadió.

Cervantes publicó sus "Novelas ejemplares" al calor del éxito obtenido con la primera parte de "El Quijote", una compilación de historias breves que sirvieran a un tiempo para entretener y enseñar.

Según apuntaba el propio autor en la introducción, sus novelas eran el primer intento original hecho en lengua castellana para escribir relatos breves de este tipo, de ahí también su nombre de "ejemplares".