Marta Rivera de la Cruz: "Vivimos en una época necesitada de finales felices", como el de su nueva novela

La escritora cree que "los objetos dicen de nosotros mucho más de lo que pensamos" y "nos permiten conocer a alguien"

SANTANDER, 7 (EUROPA PRESS)

La escritora Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970) cree que vivimos en una época necesitada de "finales felices" como el que tiene su nueva novela, 'La importancia de las cosas', con toque de "película romántica" de los años 50. Una obra que surgió de la idea de que los "objetos dicen de nosotros mucho más de lo que pensamos" y también "nos permiten conocer a alguien".

Según reveló hoy la periodista y finalista del Premio Planeta 2006 en una rueda de prensa previa a su intervención en la Tribuna Literaria de Caja Cantabria, quería que ésta su quinta novela acabara bien, a diferencia de las anteriores. "Quizá sea algo naif, pero vivimos una época que necesita finales felices en el cine y en los libros", de esos en los que "a los buenos les va bien y los malos tienen su castigo".

Y eso a pesar de que, según dijo, los escritores tienen "mucho miedo" a los finales felices, porque piensan que "no son creíbles", dado que generalmente la vida "no los tiene". "Pero si pudiéramos cortar nuestra vida en algún momentos, habría también finales felices; y la ventaja de una novela es que la acabas cuando tú quieres, y eso es lo que hice", explicó.

La escritora también contó que se le ocurrió el argumento de 'La importancia de las cosas' hace seis años, cuando alguien le dijo que tenía que hacerse cargo de los objetos personales de un familiar que acababa de fallecer, algo muy parecido a lo que le ocurre al protagonista de su novela, aunque en este caso de lo que se tiene que ocupar es de las pertenencias de su inquilino, que se ha suicidado.

La novelista colaboró con su conocido en la tarea de poner orden en los objetos de aquella persona que había fallecido, algo que le pareció "una aventura" y que le hizo preguntarse si "conocemos realmente a la persona que era dueño de esos objetos", y la importancia que tienen estos para desvelarla.

Además, y a través de otra historia de pérdida de pertenencias personales, llegó a la conclusión de que "en el fondo tenemos un apego a las cosas mucho más grande de lo que queremos reconocer". Así, su novela, que ya va por la segunda edición, es "una defensa de la importancia que pueden tener objetos sin valor dentro de nuestra vida cotidiana y nuestra propia historia".

"SALIÓ A CHORRO"

Marta Rivera de la Cruz ha tardado año y medio en escribir este relato y lo ha hecho con la "tranquilidad material" que le dio ser finalista del Planeta con 'En tiempos de prodigios', pese a que ha seguido colaborando con distintos medios de comunicación.

A ello se une el hecho de que "por circunstancias", es la novela en la que "mejor" se lo ha pasado al escribirla y que le "salió a chorro", "toda seguida" y sin "atascos" como en otras.

Antes de ponerse con ella, hizo también una incursión en la literatura infantil con 'La primera tarde después de Navidad', con la que obtuvo el Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, un género que nunca antes había abordado y al que no descarta volver.

Pero en estos momentos lo que tiene en la cabeza es otra novela para adultos, que empezará a escribir después del verano, y cuyo argumento no quiso desvelar, porque siempre parte "de una idea muy general" y, a medida que va escribiendo, la historia puede "variar mucho" de la idea original, explicó.

Según dijo, seguirá compaginando si tarea de escritora con la de periodista, no solo porque "casi ningún escritor se puede permitir sólo de la literatura", sino también porque le gusta "estar en contacto con el mundo real", porque "el trabajo del escritor es muy solitario".