Martínez de Pisón reúne en un volumen sus ocho cuentos más chejovianos

  • Barcelona, 15 abr (EFE).- El escritor Ignacio Martínez de Pisón, autor de "Carreteras secundarias", hace balance de su trayectoria en el género de la narrativa breve con "Aeropuerto de Funchal", para el que ha seleccionado ocho relatos chejovianos, "aquellos en los que más me siento reconocido".

Martínez de Pisón reúne en un volumen sus ocho cuentos más chejovianos

Martínez de Pisón reúne en un volumen sus ocho cuentos más chejovianos

Barcelona, 15 abr (EFE).- El escritor Ignacio Martínez de Pisón, autor de "Carreteras secundarias", hace balance de su trayectoria en el género de la narrativa breve con "Aeropuerto de Funchal", para el que ha seleccionado ocho relatos chejovianos, "aquellos en los que más me siento reconocido".

El autor zaragozano ha justificado la publicación de "Aeropuerto de Funchal" (Seix Barral) porque "veinticinco años después del primer libro era un buen momento para tomar un aperitivo, para hacer una conmemoración".

Sin embargo, Pisón ha entrado con un cuchillo afilado para hacer una criba despiadada entre los más de 50-60 cuentos que ha publicado en su trayectoria.

"En esos veinticinco años he cambiado yo como persona y mis cuentos reflejan a un escritor que ya no soy, y por eso no es casual que en esta antología figuren más cuentos recientes que los de la primera época", comenta.

Confiesa que del total de cuentos "sólo ocho han sobrevivido a la criba, porque uno tiene que ser autocrítico y reconocer los fracasos, asumir que en algunos momentos no han conseguido la excelencia".

De los ocho cuentos seleccionados, cuatro no habían formado parte de un libro -se habían publicado en revistas- y de los otros cuatro, "uno era el capítulo de una novela fallida, que era una mala novela, pero que tenía un buen cuento".

Los ocho relatos tienen en común "el mismo punto de mira del escritor", que presta atención a los mismos detalles: "conflictos de familia, de pareja, de la vida cotidiana".

En uno se describe la relación conyugal, en otro la vinculación entre un padre y una hija o en otro la visita de una pareja que va a una celebración familiar.

Según Martínez de Pisón, "los cuentos también tienen en común una tendencia a reflejar cierta España de provincias", evocada a través de músicos que tocan en fiestas de pueblo en verano, de estafadores de poca monta que hacen falsos cásting para grabar películas porno o de tipos que se cuelan en las bodas sin estar invitados.

Esas historias mínimas de personajes anónimos de lugares remotos se emparentan, reconoce el autor aragonés, con los protagonistas de "Carreteras secundarias", que, en definitiva, eran unos "supervivientes".

Añade que prefiere "más las pinceladas que los brochazos gruesos, más la sonrisa que la carcajada, y más Chejov que Poe", con lo que Pisón certifica su alejamiento deliberado de sus influencias iniciales, con Edgar Allan Poe como autor de cabecera.

"Aeropuerto de Funchal" ha sido para su autor como un "descanso" entre "Dientes de leche" y la novela que ahora está preparando, que, anuncia, estará ambientada en la Barcelona de finales de los años 60 y principios de los 70.

"Será mi novela más barcelonesa, después de haber escrito los últimos libros ambientados en mi localidad natal, Zaragoza", remarca Pisón, quien dice que en esta nueva novela Barcelona será la protagonista, y no precisamente la ciudad de los clichés".

Si la presente antología de relatos ha servido a Pisón para desligarse definitivamente del cordón umbilical que le unió en sus inicios a la literatura fantástica de Poe, sus intereses se han decantado hacia Chejov, pero también hacia la literatura de John Cheever o Raymond Carver.

De los cuentistas actuales, no escatima elogios hacia Mary Alice Monroe, una autora de la que alaba su "narración poderosa y sutil", y de la que se ha comprado todos sus libros traducidos en España y ahora ha comenzado a leer en inglés aquellas obras que le faltaban.

También siente atracción por los cuentos del limeño Julio Ramón Ribeyro, "quizá el escritor latinoamericano más cercano a la sensibilidad chejoviana".